1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Desalentadoras perspectivas de crecimiento económico mundial

El Banco Mundial recortó el martes su panorama de crecimiento global para este año y el próximo, debido a la situación de la zona euro, Japón y algunos mercados emergentes. El bajo precio del crudo no basta para crecer.

Pese a la caída del precio del petróleo, el Banco Mundial recortó este martes (13.01.2015) su panorama de crecimiento global para este año y el próximo, debido a las negativas perspectivas económicas en la zona euro, así como a la situación en Japón y algunos mercados emergentes importantes. Todo ello contrarrestará los beneficios de una caída en los precios del petróleo.

El prestamista internacional pronosticó que la economía mundial crecería un 3 por ciento este año, por debajo de la proyección previa del 3,4 por ciento realizada el pasado mes de junio, de acuerdo a su informe semestral del Panorama de Crecimiento Global. En 2016, el crecimiento del PIB a nivel mundial será del 3,3 por ciento, por debajo de la estimación de junio de un 3,5 por ciento. Para el año siguiente, caerá a un 3,2 por ciento, destacó el Banco Mundial. Al parecer, las sólidas perspectivas de crecimiento en Estados Unidos y Gran Bretaña alejan la situación de estos países de las de otras naciones ricas, incluyendo miembros de la zona euro y a Japón, que siguen teniendo economías anémicas y enfrentan temores de deflación.

Según Kaushik Basu, economista jefe del Banco Mundial, "la economía global está en una coyuntura desconcertante, lo que supone un reto cuando se trata de realizar proyecciones económicas". Basu asegura que "la economía mundial marcha con un solo motor (...), el estadounidense, lo que no pinta un panorama mundial color de rosa". Entre los mercados emergentes, Brasil y Rusia en particular, pesaron sobre las predicciones negativas de crecimiento. A ellos se suma China, que atraviesa por una desaceleración, a la vez que se va alejando del modelo de crecimiento basado en las inversiones.

El factor petróleo

El Banco Mundial estimó que la caída de casi el 60 por ciento en los precios del petróleo desde junio del año pasado tendría un efecto positivo neto para la economía global, impulsando a los países que deben importar crudo, pero el impacto de este factor se limita a un impulso del 0,1 punto porcentual para el panorama global este año.

De hecho, la caída de los precios del petróleo podría también deprimir la inflación a nivel mundial. Los temores de deflación, junto con perspectivas globales más sombrías y los salarios en Estados Unidos, que permanecen estancados, podrían llevar a la Reserva Federal a subir las tasas de interés más lento de lo anticipado, dijo Basu.

MS (rtrla/efe)