1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Desaceleración económica en España puede agudizarse

El Banco de España (BE) advirtió hoy que la desaceleración que vive el país puede ir a peor, al pronosticar que este año la economía crecerá sólo un 2,4 por ciento, siete décimas

menos de lo que vaticinó el gobierno socialista, que hoy mantuvo su previsión de crecimiento en el 3,1 por ciento.

El organismo supervisor explica en su más reciente boletín que esta revisión a la baja se debe a un entorno internacional "menos favorable", al encarecimiento de las materias primas y a un "ajuste más pronunciado" de la inversión en vivienda en el país.

Pese a los pronósticos del BE, el ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, afirmó hoy que la previsión de crecimiento del gobierno "era y sigue siendo" del 3,1 por ciento, si bien reconoció que este cálculo tiene "claros riesgos a la baja".

El Banco de España advierte además que tanto la estimación para 2008 como la correspondiente a 2009 -un crecimiento del 2,1 por ciento- están sometidas a "notables dosis de incertidumbre", y que los datos finalmente podrían ser incluso peores, ya que es posible que la actividad mundial "se resienta en mayor medida" de lo esperado o que se endurezcan más las condiciones financieras si sigue la inestabilidad internacional.

Pese a todo, la entidad afirma que la desaceleración permitirá "atenuar" importantes desequilibrios como el déficit exterior, la necesidad de financiación de la economía o el endeudamiento de las familias, que será "más moderado y sostenible" debido a la contención del gasto, así como la "gradual, pero continuada" moderación de los precios de la vivienda.

Por otro lado, el BE calcula que el superávit de las administraciones públicas en relación con el Producto Interior Bruto (PIB) será este año del 1,2 por ciento, pero que bajará hasta "casi desaparecer" en 2009, con un 0,2 por ciento.

Asimismo, el organismo supervisor pronosticó que la tasa de inflación, que según los más recientes datos aumentó al 4,6 por ciento en marzo, se situará por debajo del tres por ciento a finales de año, aunque advierte que en 2009 pueden producirse efectos de segunda ronda, que supondrían el traslado del encarecimiento del crudo y las materias primas a otros precios y a los salarios. (dpa)