1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Deportación de afganos, "más tranquila que lo esperado"

La deportación de un grupo de personas no admitidas como refugiados en Alemania genera controversia. DW habló con Melisa Ergül-Puopolo, observadora de la operación, de la Iglesia luterana.

Avión de la aerolínea Meridiana, en el que tuvo lugar la deportación de 34 ciudadanos afganos este 14 de diciembre.

Avión de la aerolínea Meridiana, en el que tuvo lugar la deportación de 34 ciudadanos afganos este 14 de diciembre.

DW: En calidad de "observadora de deportaciones” usted estuvo presente en la primera operación de devolución de 50 ciudadanos a Afganistán desde el aeropuerto de Fráncfort del Meno. ¿Qué impresión le quedó de las personas deportadas? ¿Estaban resignadas u ofrecieron resistencia?

Merlis Ergül-Puopolo: No, no hubo ningún tipo de resistencia. Todo se desarrolló en completa tranquilidad. Los abogados de 16 peticionarios de asilo cuyas solicitudes fueron rechazadas interpusieron recursos jurídicos y estas personas fueron sacadas de la operación. Según mis cuentas,  fueron deportados 34 afganos. 

¿Se suspendió la expulsión de varias personas cuando la operación ya estaba en desarrollo?

Así lo pidieron por fax tribunales administrativos y la Corte Federal Constitucional. De modo que se atendieron los correspondientes fallos legales.

¿Qué pasó con estas personas?

Serán devueltas a los estados de los que venían: Baviera, Hesse, Baden-Württemberg, Renania del Norte-Westfalia y Hamburgo.

¿Pudo hablar con algunos de los deportados?

Sí, con varios. Ellos estaban relativamente tranquilos y no ofrecieron ninguna resistencia. Yo me aseguré de que estuvieran bien y de que las fuerzas de seguridad los trataran como es debido. Tengo que confesar que no esperaba que la operación se desarrollara de forma tan pacífica.

¿Se les colocan esposas a los deportados?

Solo en casos extremos, en caso de que los deportados se resistan. De lo contrario, no hay ninguna razón para que la Policía Federal deba hacerlo.

¿Percibió algo de las protestas contra la deportación en el aeropuerto?

No. Esa no era mi tarea.

¿Podían los viajeros en Fráncfort ver el grupo de afganos a deportar?

No. Los deportados abordaron el avión directamente frente a la estación de Policía en el aeropuerto, en una zona completamente apartada del tráfico normal.

Usted es una de las pocas personas que se enteran de la deportación, debido a que el Ministerio del Interior no informa de antemano. Tampoco se permite la presencia de la prensa. ¿La afecta la carga emocional?

No. Yo me limito a informar sobre lo que observo.

¿No es difícil seguir la situación sin inmutarse?

Por supuesto que la suerte de las personas que son deportadas me afecta, pero mi trabajo como observadora de deportaciones es determinar si la operación tiene lugar pacíficamente y observar que la conducta de la Policía sea la correcta. Y puedo confirmar que todo se hizo correctamente.

¿Y qué piensa usted, personalmente, sobre la deportación de solicitantes de asilo de Alemania a Afganistán? Es discutible si Afganistán pueda ser, realmente, considerado un país seguro.

Me sumo a la opinión de mi Iglesia.

O sea, que usted cree que Afganistán no es un país al cual se deban devolver refugiados?

Así es.

* Melisa Ergül-Puopolo es "observadora de deportaciones" de la Iglesia Evangélica en Hessen. El objetivo de su misión es velar por la transparencia de una operación estatal no pública en casos de deportación o expulsión.

Entrevista: Peter Hille

DW recomienda