1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Demanda sociedad civil cambios en la política migratoria de la UE

Combinar una política migratoria eficaz con el respeto al derecho de asilo, demandan a la Unión Europea dos organizaciones que luchan por los derechos civiles. Debe combatirse a la injusticia, no a los migrantes.

default

La policía fronteriza de la UE, FRONTEX, no rinde cuentas.

Las organizaciones Médico Internacional y Pro Asyl demandaron cambios drásticos en la política migratoria de la Unión Europea. En un documento titulado Migración y protección a refugiados en tiempos de la globalización, ambas exigieron además que se modifiquen los criterios con los que el bloque comunitario define sus programas de ayuda al desarrollo.

Flüchtlinge in Griechenland

Campo de refugiados en Grecia.

Corresponsabilidad europea

Es la primera vez que una organización dedicada a promover el desarrollo y otra consagrada a la lucha por los derechos humanos, principalmente en Alemania, dan a conocer un posicionamiento común sobre estos dos temas.

De acuerdo con Médico Internacional y Pro Asyl, es cada vez más clara la corresponsabilidad de las naciones industrializadas en los flujos migratorios hacia éstas mismas.

Mientras el mundo se hace más estrecho a causa de la globalización, continuan los organismos, las estructuras que sostienen a la injusticia social se vuelven más sólidas. “Hemos constatado que la precariedad, las amenazas y las demás razones que llevan a seres humanos a emigrar no han disminuido. Europa combate cada vez más a los migrantes, pero no a las causas que los traen aquí”, dice Günther Burkhardt, director general de Pro Asyl.

Los recursos para evitar el flujo migratorio hacia Europa son cada vez más sofisticados: se cierran las fronteras comunitarias y se emplean navíos modernos para mantener alejadas a las barcazas de seres humanos que huyen de África. Pero hasta el momento, la fuerza fronteriza europea, FRONTEX, no rinde cuentas porque nadie la controla, continúa Burkardt.

Además, son necesarias adecuaciones al marco del derecho internacional en derechos humanos. De acuerdo con Médico Internacional y Pro Asyl, a los términos de la Convención de Ginebra sobre Refugiados habría que agregar nuevas causas de migración; por ejemplo, las ecológicas.

Afghanische Flüchtlinge in Norwegen

Refugiado afgano en Noruega.

Migración: mito y realidad

Frecuentemente se habla de enormes flujos migratorios hacia Europa. Pero Pro Asyl sostiene que la proporción de migrantes en relación con la población general del mundo se ha mantenido en cerca de tres por ciento. Además, la cifra de solicitantes de asilo -223.000 para los 27 países miembros de la Unión Europea- nunca había sido tan baja como hoy.

En consecuencia, ambas organizaciones tienen la convicción de que es posible combinar una política migratoria eficaz con la adopción de asilados por causas humanitarias.

Thomas Gebauer, de Médico Internacional, afirma por su parte que las naciones industrializadas tienen una responsabilidad en la destrucción sistemática de condiciones de vida elementales en países subdesarrollados.

Paisajes devastados

“Algunos países vendieron sus derechos de pesca a otros del mundo indsutrializado. Y entonces llegaron enormes navíos no solamente a agotar los recursos pesqueros, sino también a acabar con elementos importantes para la existencia de los pobladores locales”, explica.

Flüchtlinge in einem Thunfisch-Netz vor Malta

Inmigrantes se aferran a una red pesquera en aguas de Malta.

Las subvenciones europeas a los productos agrícolas están acabando con el campesinado africano, ejemplifica Gebauer. “Resulta paradójico que las verduras que se consumen en África sean europeas y que cuesten un tercio menos que las locales. En África, los pollos importados de Alemania son tan baratos, que no dejan a los productores locales otra salida más que abandonar sus criaderos”, dice.

La Unión Europea ha decidido recortar por completo estas subvenciones, pero sólo a partir del año 2013. Para Médico Internacional y Pro Asyl, la medida llegará demasiado tarde.

DW recomienda