1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Debate sin fin: los costos de la integración

Con el descenso del número de refugiados, sería un buen momento para analizar lo que costará la integración de los que ya han llegado. Pero la Federación y los Estados federados distan de llegar a un acuerdo.

El tema es complicado, y la canciller tuvo que leer el texto al pie de la letra para no cometer ningún error. Se trata de saber quién pagará los millones de euros que costará la integración de los refugiados que llegaron este año, y la de los que aún están por llegar. Al parecer, según Merkel, hay avances y hasta un concepto, pero habrá que seguir discutiéndolo. Como fecha máxima, hasta el 31 de mayo. “No podemos estar esperando hasta el infinito”, dijo la canciller. Y la Federación tendrá que participar sustancialmente.

Mitad y mitad

Por su parte, los 16 Estados ya han llegado a un acuerdo. Independientemente del color de su Gobierno, todos coinciden en que, tanto la Federación como los Estados, deberían repartir los costos al 50%. Sin embargo, el Gobierno central argumenta de otra forma. Según los cálculos del ministro de Finanzas Wolfgang Schäuble, se barajan costos de unos 20.000 millones para el año pasado, y la Federación se comprometería únicamente a participar con 8.000 millones. Una cifra exacta según el porcentaje de impuestos que recibe.

Schäuble mantiene hasta ahora una postura firme. Pero para el presidente del Estado de Bremen, Carsten Siegling (SPD), el ministro no acierta a reconocer su responsabilidad para conseguir una integración exitosa. Es decir, sentar una base. Porque ahora mismo, las "cargas originadas por una inmigración masiva a nivel internacional están recayendo sobre los Estados y los ayuntamientos”.

¿Más millones?

A los ojos de los Estados, los cálculos son diferentes y se prevé que ascenderán hasta los 25.000 millones de euros. De acuerdo con su postura, exigen que la Federación participe con 12.500 millones de euros.

Por si el debate no fuese lo suficientemente complicado para llegar a un acuerdo, el ministro bávaro de Finanzas, Markus Söder, aprovechó para atizar aún más el fuego. En sus declaraciones al periódico Welt, Söder dijo que los jóvenes refugiados no acompañados no deberían recibir las mismas prestaciones sociales que los alemanes.

“No están todos traumatizados ni necesitan todos una atención especial”, argumentó. Para Söder, no puede ser que un jubilado alemán reciba al final menos dinero que lo que cuesta un joven que viene a Alemania sin padres. Una postura que la experta en familia de Los Verdes, Franziska Brandtner, calificó de “lamentable”, por el hecho de oponer a niños contra abuelos. Con afirmaciones como esta solo se contribuye a una mayor polarización en el debate sobre los refugiados.

DW recomienda