David Alaba: el comodín del Bayern | Deportes | DW | 23.03.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

David Alaba: el comodín del Bayern

El joven jugador austríaco se ha convertido en la figura del momento del club de Múnich; su cambio a la posición de lateral izquierdo ha estabilizado al equipo, que con él allí viene encarrilando un triunfo tras otro.

Al lado de Mario Gómez, Alaba celebra los triunfos del Bayern.

Al lado de Mario Gómez, Alaba celebra los triunfos del Bayern.

David Alaba, formado en la cantera del Bayern, parece haber encontrado en el equipo su posición ideal, algo que surgió como un golpe del destino, pues aunque es un mediocampista creativo, el entrenador Jupp Heynckes le asignó la tarea de jugar como lateral izquierdo, algo que el juvenil nunca había hecho en su corta carrera.

El amuleto

Su debut en esa posición, contra el Hoffenheim, terminó con una victoria 7-1 de su equipo, y fue el inicio del fin de una crisis deportiva del Bayern, que hizo temer transitoriamente por las oportunidades del club de mantenerse vivo en la disputa de los tres títulos que ambiciona obtener esta temporada: Bundesliga, Champions League y Copa Alemana.

Alaba, desde entonces, cumple cada vez mejor con su papel defensivo, y se ha convertido en una especie de amuleto para el Bayern, que ha ganado todos sus partidos cuando él ha jugado como lateral: 7-0 contra el Basilea en Múnich por octavos de final de la Champions League; 6-0 en Berlín en la Bundesliga; 4-2 (tras definición en serie de penaltis) contra Gladbach en la semifinal de la Copa Alemana.

Además, el Bayern gana con sus goles: esta semana, en la definición por penaltis del partido que determinaría el rival del Dortmund en la final de la Copa Alemana, a celebrarse el 12 de mayo en el Estadio Olímpico de Berlín, Alaba asumió la responsabilidad de hacer el primer cobro, y le abrió el camino al club de Múnich a la victoria.

Uno de los aspectos más interesantes de su ingreso al grupo de “jugadores esenciales” del Bayern, es el cómo se le ha integrado a él sin mayores reservas; ello ha sucedido, más bien, con el beneplácito del resto de compañeros, quienes se han encargado de respaldar al joven futbolista de 19 años.

Elogios por doquier

David Alaba, la nueva joya del Bayern Múnich.

David Alaba, la nueva joya del Bayern Múnich.

La súper estrella Franck Ribéry, su llave por la banda izquierda, ha asumido el rol de mentor suyo en la cancha, y repetidamente le busca en pleno tránsito de los partidos que han cumplido juntos para, con una actitud muy paternal, explicarle durante la marcha del juego la manera en la que debe cubrir su posición.

Esto ha dado muy buenos resultados, pues el ambiente positivo del que se le ha rodeado, combinado con la virtud de David Alaba de apegarse con gran disciplina a las ordenes tácticas del banco, así como su vocación de trabajar para el equipo, han permitido que en apenas dos semanas haya dado pasos agigantados de progreso futbolístico que no había logrado anteriormente.

“Él es la solución perfecta” comentó la leyenda alemana Franz Beckenbauer, el movimiento táctico de Alaba que acabó con la “mini” crisis del Bayern, y otro ex jugador de la selección alemana, Matthias Sammer, se mostró sorprendido por la calidad exhibida recientemente por el austríaco al decir “es de destacar como ha conquistado la titularidad a punta de disciplina y ganas”. No en vano el propio entrenador Heynckes asegura que el joven talento le solucionó un problema al jugar “de lateral izquierdo, como si nunca hubiera hecho otra cosa en su vida”.

Producto de la cantera

El hijo de madre filipina y padre nigeriano, nacido en Viena, llegó a Múnich a la edad de 16 años para sumarse a las categorías inferiores del Bayern, que lo trajo desde Austria, confiando en su extraordinario talento, con la intención de formarlo e integrarlo prontamente al equipo profesional.

Un año más tarde, con apenas 17, se convertiría en el jugador más joven en la historia del club en formar en cualquier competencia, pues a esa edad debutó en la Bundesliga, en la Copa Alemana, y en la Champions League. De todas formas, las posibilidades de integrar regularmente el primer equipo, debido a la excesiva cantidad de opciones en el mediocampo, hicieron que Alaba se ausentara por seis meses de Múnich.

Cedido en préstamo al Hoffenheim, el futbolista austriaco –también el más joven en debutar con la selección nacional- acumuló experiencia y al inicio de la presente temporada regresó al Bayern, donde fue recambio regular en la zona medular, hasta encontrar la titularidad como lateral izquierdo, posición en la que resalta y aporta a la aspiración que el club tiene de conseguir los tres títulos que disputa.

Autor: Daniel Martínez

Editor: Enrique López

DW recomienda