Danza diabólica | Música | DW | 06.10.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Música

Danza diabólica

Franz Liszt traslada al oyente al corazón del mito de Fausto con este vals. El diablo quiere mostrar a Fausto en qué consiste el placer. Para ello, toma un violín y comienza a tocar.

Ein Ölgemälde von Henry J. Thaddeus aus dem Jahre 1886 zeigt den Komponisten Franz Liszt (1811-1886), aufgenommen am 24.02.2011 im Franz-Liszt-Museum in Bayreuth (Oberfranken). Mit rund 150 Veranstaltungen unter dem Motto Lust auf Liszt will die Stadt Bayreuth im Jahr des 200. Geburtstages und 125. Todestages an Franz Liszt erinnern. Foto: David Ebener dpa/lby (zu dpa-lby Wagner-Stadt Bayreuth feiert Franz Liszt vom 27.03.2011 - *** ACHTUNG: Nur zur redaktionellen Verwendung in Zusammenhang mit der aktuellen Berichterstattung über das Franz-Liszt-Jahr 2011 !) +++(c) dpa - Bildfunk+++ ***

Franz Liszt

Franz Liszt
Vals Mefisto número 1. Danza en la taberna del pueblo.

Filarmónica Romaní

Director: Riccardo M. Sahiti
MP3 grabado por la Radio del Oeste de Alemania (WDR) en la Sala Beethoven de Bonn, el 24 de septiembre de 2011.

La versión del mito de Fausto de Johann Wolfgang von Goethe inspiró en diversas ocasiones a Franz Liszt, como demuestra la Sinfonía Fausto del compositor y su serie de cuatro valses. La Filarmónica Romaní interpretó el primero de ellos en el Festival Beethoven.

 El Vals Mefisto nº 1 conduce al oyente al corazón del mito. Fausto ha vendido su alma al diablo a cambio de que Mefisto le muestre los placeres mundanos. Ambos recalan en un bullicioso pueblo, donde Mefisto toca el violín para que Fausto baile apasionadamente con una hermosa joven. La música describe el comportamiento de los tres personajes, entremezclando pasajes siniestros con melodías líricas e inocentes. El director Riccardo M. Sahiti dice que “el Vals Mefisto nº 1 es una obra maestra que narra una historia de amor y deseo, pero también de espiritualidad. Constituye un auténtico viaje por la vida”. 


Autor: Greg Wiser/MS