¿Dónde está el futuro de Marco Reus? | Deportes | DW | 06.12.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

¿Dónde está el futuro de Marco Reus?

El próximo contrato que firme Marco Reus, el futbolista alemán más codiciado del momento, definirá el destino de los mejores años de su carrera. ¿Serán para el Dortmund o se los cederá a otro club?

La estrella del fútbol alemán más apetecida por los grandes equipos del mundo, encabezados por el Real Madrid, el Bayern Múnich y el Manchester United, ha alcanzado su mejor edad deportiva sin haber conquistado aún un título importante. A los 25 años Marco Reus aún no ha ganado nada destacado. En su hoja de vida apenas hay dos trofeos obtenidos en la Supercopa Alemana, y de ellas solo jugó una, la del 2013; en la otra, la del 2014, no participó por estar lesionado.

El éxito todavía no toca a la puerta de Marco Reus. Mientras tanto los colegas más famosos de su generación (Toni Kroos, Mario Götze, Jerome Boateng, Thomas Müller, Mesut Özil, Andre Schürle, Mats Hummels, Jan-Robert Zieler y Benedikt Höwedes), así como compañeros suyos de club con un papel menos importante en el equipo (Kevin Grosskreutz, Erik Durm o Matthias Ginter) ya son campeones del mundo con Alemania, y algunos de ellos ya alzaron el trofeo de la Champions League.

Los títulos esquivos

En el 2012, cuando Reus se marchó del Gladbach, donde se hizo famoso, y decidió volver a su ciudad natal para sumarse al Dortmund, el club que lo formó, el jugador le dio la espalda al Bayern. Ya en ese momento en Múnich estaban interesados en los servicios de un jugador que declinó una jugososa oferta económica y prefirió regresar a casa.

Al fin y al cabo en ese momento el Dortmund era campeón de la Bundesliga por segunda vez consecutiva y había acabado de ganar la Copa Alemana. El nuevo equipo de Reus no solo era el que dominaba la escena del fútbol en Alemania, también era el de su infancia. Estar de nuevo allí era reencontrarse con sus amigos, con la familia, con los seres queridos, y con la posibilidad de poder acumular trofeos junto a ellos.

Pero los títulos nunca llegaron. Desde entonces Reus ha sido testigo de cómo el club que lo pretendió se ha quedado con todos los premios que él desea (Bundesliga, Copa Alemana y Champions League), y se ha llevado a los más importantes socios que tenía en el equipo (Mario Götze y Robert Lewandowski). Lo peor: todo indica que este año esos títulos tampoco llegarán. Dortmund ocupa el último lugar de la clasificación en el torneo local y atraviesa la peor crisis deportiva de los últimos años.

La espera por los triunfos con el Dortmund tiende a postergarse, y Marco Reus tiene en estos momentos todo en sus manos. La última palabra será suya: o tiene paciencia con su actual club, o se marcha a otro de más prestigio que le ofrezca mayores garantías de éxito. El jugador, pese a tener un contrato hasta el 2017, se puede ir del Dortmund al final de esta temporada en virtud de una cláusula de rescisión tasada en 25 millones de euros. La información la dio a conocer el directivo del Bayern Karl-Heinz Rummenigge en entrevista con la publicación SportBild y más tarde sería confirmada por el gerente del Dortmund, Hans-Joachim Watzke, en el programa de televisión Doppelpass.

Tiempo para meditar

El galardonado como mejor futbolista de Alemania en el 2012 y el más destacado de la Bundesliga en la temporada pasada tendrá que comunicar a más tardar en marzo del 2015 los planes que tiene para su futuro y contar qué uniforme vestirá durante los mejores años de su carrera. En el 2015, Marco Reus cumplirá 26 años y si acepta una oferta distinta a la del Dortmund irá a un nuevo club por lo menos hasta que cumpla los 29 años. En caso contrario, si el jugador decide quedarse en su actual equipo, una posible aventura lejos de casa solo podría presentarse cuando el futbolista sobrepase los 28 años, es decir, cuando entre en la que sería su última fase de máximo rendimiento, que en el fútbol regularmente llega hasta los 31 años.

La estrella alemana cuenta actualmente con tiempo para pensar en calma sobre todas sus opciones ya que nuevamente está recuperándose de una lesión. Durante su carrera profesional como jugador en la primera división Marco Reus ha estado por fuera de las canchas durante 260 días y se ha perdido 34 partidos de la Bundesliga, el equivalente a una temporada completa.

Víctima preferida

Con su llegada al Dortmund el talentoso futbolista se convirtió en objetivo de los ataques del rival. En Gladbach, por ejemplo, apenas se perdió cuatro partidos y estuvo fuera de las canchas 56 días a lo largo de tres temporadas. En poco menos del mismo tiempo en su actual club, las lesiones le han costado 30 partidos y 204 días de pausa.

Esos datos también serán importantes cuando el futbolista contemple su futuro, al fin y al cabo en otros clubes las estrellas reciben menos faltas y de menor gravedad. En el Real Madrid a los jugadores a los que más faltas les cometen son Toni Kroos y James Rodríguez, escasamente 23 en lo corrido de la temporada, mientras en el Bayern el más atacado es Robert Lewandowski, víctima en apenas 17 ocasiones durante el actual torneo alemán.

Además, el tema de las lesiones es para el jugador del Dortmund de primer orden, pues por culpa de ellas se ha perdido dos Mundiales. El primero, el de Sudáfrica 2010 tras renunciar a la convocatoria que le hizo el seleccionador Joachim Löw para probarlo en el último partido de preparación del torneo; el segundo el de Brasil 2014, cuando se desgarró los ligamentos del tobillo izquierdo en el juego amistoso contra Armenia la noche anterior al vuelo al evento que Alemania ganaría. Tras vivir estas experiencias Marco Reus firmará su próximo contrato pensando en su salud y los títulos que aún no gana, enfrentando la disyuntiva del idealismo y el pragmatismo.