1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ciudades y Rutas

¿Dónde está el abedul de mayo?

Maibaum: una vieja tradición germana. La noche del 30 de abril al 1 de mayo, muchos enamorados depositan secretamente un abedul frente a la venta de su amada como muestra de devoción.

default

Poco amor en las calles de Colonia.

Esta vez no vi muchos abedules decorados; por lo menos no en la calle en la que vivo, donde un solo abedul con listones de colores engalanaba la entrada de una casa. ¿Un abedul solitario y enclenque en todo el trayecto desde Colonia hasta Bonn? Tal vez no observé bien, o tal vez no pasé por las calles correctas. O tal vez la creciente conciencia ecológica de los alemanes ha puesto fin a la tradición. ¿O se debe a la crisis económica?

Como sea, en años pasados he visto muchos más abedules engalanando las ventanas de muchas casas. Despierta alegría ajena ver que hay quien declara su amor de esta manera. El Maibaum, literalmente árbol de mayo, equivale aquí a una serenata.

Mientras que en México, por ejemplo, el galán canta al pie de la ventana de su amada, acompañado por los Mariachis, en Alemania ellos les ponen a sus damas un abedul con muchos listones coloridos en la noche del 30 de abril al 1 de mayo.

Terra Incognita

Nada de tala ilegal.

Antaño el abedul era cortado con las propias manos. Actualmente es ilegal cortar un abedul o cualquier otro árbol, a menos que esté en el jardín propio, pero se pueden comprar por 5 euros el metro, en diferentes viveros, en donde los cultivan especialmente para esta fecha. Se pueden comprar ya cortados o se pueden cortar ahí mismo.

Larga tradición

En un principio, el Maibaum no era un símbolo de amor a una mujer, sino parte de un rito de bienvenida a la primavera. Se festejaba en el marco de la Walpurgisnacht (Noche de Walpurgis)y se acompañaba con el Tanz in den Mai (Baile del inicio del mes de mayo). La noche del 30 de abril al 1 de mayo se despedía el invierno con fuegos místicos y bailes. Fue en el Siglo XVI cuando el arbolito comenzó a dedicarse a la mujer amada y a depositarse hermosamente adornado y de forma secreta frente a su ventana.

Aufstellen von einem Maibaum in Bayern

En muchos pueblos se sigue colocando en el mero centro.

La noche al primero de mayo iba acompañada de comilonas y una ingesta desmedida de alcohol, con las consecuencias que ustedes se pueden imaginar. Por lo mismo, no sorprende encontrar en los archivos históricos de Münster un acta, datada en 1521, en la que se prohíbe esta tradición en dicha ciudad. Las autoridades estaban hartas de la tala ilegal de árboles y de los festejos desmedidos.

Pero lejos de perderse la tradición, ésta se fue popularizando en toda Alemania. Sobrevive especialmente en la región del valle del Rin, en donde muchos vecindarios ponen su propio abedul para dar la bienvenida a la primavera.

Obstáculos modernos

Buscando una explicación de por qué no he visto tantos árboles en mi camino, me topé con una nota de la policía que advierte de controles reforzados la noche al primero de mayo con el fin de reducir posibles accidentes. En la nota se especifican los requisitos para transportar un abedul:

Maibaum in Eschringen

Demasiado grande, ancho y largo.

"El coche no debe exceder, incluyendo la carga (en este caso el abedul), los 4 metros de altura, ni los 2,55 metros de ancho. El abedul no debe sobrepasar la parte delantera del coche. Se prohíbe amarrar el abedul al techo del vehículo, puesto que esto resulta sumamente peligroso. El follaje del abedul no debe cubrir los focos del coche. En caso de un coche de carga, en este sólo pueden viajar personas si cuenta con asientos especiales. Los coches que no cumplan con los requisitos serán sacados inmediatamente de circulación y al conductor se le impondrá multas y castigos."

Más allá, la nota de la policía indica que no sólo se controlará que el transporte cumpla con los requisitos especificados, sino que verificará también que el árbol haya sido adquirido legalmente, por lo que recomiendan llevar consigo el recibo expedido por el guardabosques que vendió el abedul.

Visto así todo queda claro este primero de mayo en los a calles de Colonia y Bonn.

Autora: Claudia Herrera Pahl

Editora: Emilia Rojas

DW recomienda