1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Sociedad

Día Europeo de los idiomas: “Alemán, ¿por qué no?”

Nichole, de Australia, llegó a Alemania por un intercambio escolar, y Eric, de Camerún, se decidió a aprender alemán de manera espontánea. Hoy ambos cuentan sus experiencias con un idioma “bello pero difícil”.

Nichole Soo, de Australia, y Eric Nodjimgoto, de Camerún.

Nichole Soo, de Australia, y Eric Nodjimgoto, de Camerún.

Cuando Eric Nodjimgoto, de Camerún, sube al metro en Alemania se sorprende, sobre todo, de que nadie se salude. El joven de 23 de años dice que en su país la gente es más abierta: “Nos saludamos incluso cuando solo pasamos juntos cinco minutos en el ómnibus”. Pero Eric se toma el carácter alemán con humor. “Tal vez estén demasiado ocupados”, dice.

Eric vive en Yaundé, la capital de Camerún, donde estudia Germanística y sueña con poder vivir como traductor e intérprete. “Cuando hacía el bachillerato tuve que elegir un idioma extranjero”, cuenta. Se podía elegir entre árabe, alemán, inglés, español y chino. El joven se decidió por el alemán “espontáneamente” porque también su madre estudió ese idioma.

Pasión por el idioma alemán

Eric sueña ahora con poder vivir como traductor en Alemania y acaba de conseguir una beca en la Universidad de Mannheim. “Aprecio mucho la calidad de la educación en Alemania”, explica, y añade que lo entusiasman las bibliotecas de las universidades alemanas, ya que el estudiante de Germanística es un apasionado del idioma de Goethe. “Es una lengua muy flexible y tiene muchos vocablos”, explica. Eric no solo quiere poder hablar bien alemán en su vida cotidiana, sino que también le gustaría crear, escribir textos y relatar historias.

Proyecto Ticket nach Berlin: conociendo las marismas del Mar del Norte.

Proyecto "Ticket nach Berlin": conociendo las marismas del Mar del Norte.

Francia o Alemania

Nichole Soo piensa que el alemán es “un idioma bello, pero difícil”, sobre todo en lo que se refiere a la gramática. Nichole tiene 23 años y vive en Australia, donde estudia Abogacía y Administración de Empresas. Estuvo varias veces en Alemania, y su llegada fue “por pura casualidad”, según dice. Cuando estaba en la escuela soñaba con un año de intercambio en Francia, pero le tocó uno en Alemania. En lugar de baguettes y croissants conoció las distintas variedades de pan alemán, según ella, “muy sabroso”. A través de su experiencia de vida con una familia alemana, Nicole aprendió mucho más que el idioma: “Al conocer su cultura puedo construir una mejor relación con la gente”, explica: “después de todo, he visto un poco más de Alemania que la Oktoberfest”.

En 2012, Eric y Nichole estuvieron juntos en Alemania, y, a pesar de que ya conocían este país, ese viaje fue distinto, ya que fueron protagonistas de “Pasaje a Berlín” (Ticket nach Berlin), un viaje de aventuras para profesores de alemán. Fueron seleccionados entre cientos de postulantes para protagonizar el proyecto fílmico del Instituto Goethe y la Deutsche Welle.

Proyecto Ticket nach Berlin: isla de Pellworm.

Proyecto "Ticket nach Berlin": isla de Pellworm.

El objetivo del viaje es que los participantes también tengan acceso a aspectos menos conocidos de Alemania. “Fue una decisión muy conciente”, recuerda Kristina Diewald, directora de proyectos de Deutsche Welle. “Alemania no es solo la vida hipp de las ciudades”, señala. Tampoco fueron llevados a lugares de las rutas románticas, como el castillo Neuschwanstein o a los paseos en barco por el río Rin. “Les hicimos conocer lugares que, de otro modo, no hubieran conocido”, subraya Diewald, “como las marismas del Mar del Norte o las playas de arena negra de la isla Pellworm. Esas experiencias de un año atrás, en compañía de un equipo de camarógrafos “fueron agotadoras”, dice Nichole, pero ”podría volver veinte o treinta veces más a Alemania”, añade, Y cuando Eric vuelve a Camerún, ya se siente “alemanizado”, sobre todo cuando se trata de la puntualidad. Sus amigos le preguntan por qué es tan puntual cuando asiste a una reunión, y le recuerdan que “aquí no estamos en Alemania.”

Autora: Vera Freitag/ CP
Editora: Emilia Rojas Sasse

DW recomienda