Curas y médicos traficaron con niños en España | Europa al día | DW | 10.03.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa al día

Curas y médicos traficaron con niños en España

En España se descubren más y más casos de niños robados. Hasta los años 90 los bebés fueron robados en los hospitales y vendidos a los padres adoptivos que no sabían de nada. Las víctimas exigen aclaraciones.

Niños recién nacidos fueron robados

Niños recién nacidos fueron robados.

Es un escándalo. Existen estimaciones de que hay aproximadamente 300 000 personas afectadas. Tal vez aún más.

Fue un gran shock para Antonio Barroso cuando descubrió la verdad: sus padres lo compraron cuando era un bebé, lo adoptaron ilegalmente. El español de 41 años es uno de los niños robados que nunca conoció a sus padres biológicos. El agente inmobiliario se crió cerca de Barcelona. De dónde es realmente y cuál es su familia de origen, no sabe. Para tener un hijo sus padres adoptivos pagaron mucho dinero. No sabían que el bebé fue robado a sus padres biológicos.

Antonio Barroso fue ilegalmente adoptado

Antonio Barroso: adoptado ilegalmente.

“Justo cuando nací la partera me robó y me vendió como una muñeca. Increíble. ¡Siento mucha tristeza!” admitió Antonio Barroso.

Salvador Martín vio nacer a su hija en 1975. Pocas horas después murió la madre. Los médicos le dijeron al padre que su hija también había muerto. Hoy Salvador está convencido de que su hija fue robada y vendida.

“Yo intento ser fuerte. Pero a veces estoy muy triste y solo puedo llorar. Lo más importante para mí es encontrar a mi hija. Puede estar en cualquier lugar, a miles de kilómetros o aquí al lado”, dice Salvador.

Robos de niños en los hospitales de España, muchas veces incluso con ayuda de miembros de la iglesia: suena como una película de terror.

Hasta los años 90 era realidad. Los médicos, parteras y sacerdotes criminales eran codiciosos. Siempre actuaban de la misma manera: decían a los padres que su hijo recién nacido había muerto. En realidad lo vendían por mucho dinero y contaban mentiras sobre el origen del niño a los padres adoptivos. A veces enseñaban a las madres que habían dado a luz un bebé muerto que guardaban congelado para mostrarlo si alguien tenía dudas.

Luchando por justicia

Hace dos años que Antonio Barroso interpuso una demanda, pero el gobierno nada hizo. Entonces él mismo fundó una iniciativa de victimas para hacer público el tema en los medios. En pocos días llegaron más de 3.000 mensajes electrónicos. Cada vez más españoles exigen aclaraciones.

“Sólo ahora con ayuda de los medios de comunicación se accede a más información. La gente empieza a reflexionar. Algunos que antes pensaban que sus hijos estaban muertos, empiezan a investigar. Algunos abren las tumbas de sus hijos y las encuentran vacías.” cuenta Antonio Barroso.

Salvador Martín fue uno de los primeros que abrió la tumba de su hija y encontró el cadáver de un varón. Un examen de DNA confirmó que no era suyo. El hombre de 62 años se dirigió al hospital exigiendo explicaciones, pero sólo se le respondió que no había más datos sobre el caso.

“Yo tenía veinte y pocos años, tenía fe y mucha confianza en los médicos y las enfermeras católicas. Nunca me hubiera podido imaginar que algo así pudiera pasar.” dice Salvador Martín.

Antonio Barroso quiere encontrar a los autores de los crímenes. La justicia española debería ayudar mucho más, dice. Salvador Martín tiene otro objetivo: quiere encontrar a su hija. Aunque ya tenga otra familia, él todavía alberga la esperanza de decirle que él es su verdadero padre.

Autor: Michael Altenhenne / Lea Ferno

Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda