1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Salud

Curación del sida: una expectativa realista

Las terapias ya son accesibles y han evolucionado a tal grado que ya se espera una curación aunque no así la vacuna. DW-WORLD habló con uno de los pioneros en la investigación en el sida, el internista alemán Hans Jäger.

default

Africa negra, la principal afectada por la epidemia.


Según el Instituto Robert Koch, en Alemania hay unos 59.000 infectados y el número de infecciones va en aumento, sobre todo entre la población femenina e infantil. En todo el mundo viven 33,2 millones de seropositivos, la mayoría en el África subsahariana.

El médico internista alemán Hans Jäger es uno de los pioneros en la investigación sobre esta enfermedad del sistema inmunitario que fue detectada hace 27 años y entre tanto ha matado a millones de personas en el mundo entero. Jäger comenzó su carrera en Nueva York, cuando tenía ya estudios de psiquiatría, lo que le sirvió para apoyar a pacientes moribundos, lo más común en aquel entonces. En 1984 las investigaciones determinaron que se trataba de una enfermedad viral y a partir de 1986 comenzaron a probarse las primeras terapias que daban a los pacientes un horizonte de vida de entre 8 y 12 meses. Ahora ese horizonte está abierto si se tiene acceso a una buena atención médica. El virus ya no mata. Unos 3 millones de personas reciben actualmente una terapia, algo impensable hace 4 o 5 años, tan sólo por el elevado costo de los medicamentos. Hoy en día los genéricos provenientes de Sudáfrica, Brasil, la India o Tailandia ofrecen una terapia basada en tres preparados a un costo de 100 dólares al año, lo que en un país industrializado como Alemania asciende a entre 10.000 y 15.000 euros al año.

BdT Modell HIV-Virus

Con este modelo del virus de Inmunodeficiencia adquirida (sida), el Museo de Ciencias Naturales de Jena explica como el virus destruye el sistema inmunológico humano.

DW-WORLD: ¿27 años después de la aparición de la enfermedad, cuáles son las posibilidades de curación?

Hans Jäger: Se puede decir que al principio estábamos ante una enfermedad que no era tratable y muchos pacientes murieron relativamente rápido. A mediados de los 90, a raíz de ciertos avances como un mejor conocimiento sobre la proliferación del virus y la posibilidad de identificarlo en la corriente sanguínea, alcanzamos nuevos niveles de tratamiento. Nuestro siguiente objetivo es llegar a la cura de la enfermedad, erradicar el virus del cuerpo o reprimirlo de manera tal que ya no pueda causar ningún daño. Ese es el objetivo de la investigación médica. Yo pienso que alcanzaremos este objetivo porque los avances en relación al virus del sida son mucho mayores que en cualquier otra enfermedad severa y porque ahora tenemos medicamentos con los que podemos ofrecer mejores terapias a los pacientes y eventualmente incluso curarlos.

¿Cuál es la razón principal por la cual cree usted en la curación del mal?

Si analizamos los progresos registrados durante los últimos 5 o 6 años y si extrapolamos estos avances hacia el futuro entonces estaremos ya en ese punto. Falta un pequeño paso. Con los actuales medicamentos se logra que el virus prácticamente desaparezca del cuerpo en un 80 y hasta un 90% de los pacientes, pero si se suspende el tratamiento el virus vuelve. El año pasado fueron autorizados nuevos medicamentos para el tratamiento sólo de pacientes en un estadio avanzado de la enfermedad. Si utilizamos estos medicamentos desde un principio, como terapia estándar, entonces en unos siete u ocho años podremos alcanzar la cura, eso prometen los datos más recientes y estudios que confirman que ya es posible lo que antes era considerado un imposible.

08.09.2006 PZ Primaten 2

Se cree que el virus del sida fue transmitido al hombre por primates.

Viaja usted a la XVII Conferencia Internacional sobre el SIDA que tendrá lugar en la Ciudad de México. ¿Qué proyectos presentará usted?

Nos pidieron que presentáramos unos 10 proyectos, le voy a mencionar los más importantes. Uno que recibe una atención internacional tiene que ver con un medicamento homeopático que fue originalmente desarrollado en Brasil y que fue puesto a prueba en Sudáfrica. Hicimos un estudio piloto en Alemania pese a que no pensábamos alcanzar gran cosa, pero que demostró que dosificando esta sustancia, llamada Canova, relativamente accesible de precio, se produce una notable mejoría en el sistema de inmunidad de los pacientes.

También presentaremos los resultados de un estudio sobre el desarrollo de tumores cancerígenos en pacientes seropositivos. Llegamos a la conclusión de que éstos tienen más propensión a contraer una segunda enfermedad, como cáncer de pulmón, no necesariamente derivada o relacionada con el Sida.

Otro punto muy importante es que los pacientes tienen crecientes espectativas de vida. Dentro de unos diez años la mayoría de los pacientes habrá rebasado los 50 años de edad, algo antes impensable cuando los infectados tenían apenas 20 años y llegaban cuando mucho a los 32. Ahora tenemos que ver con seropositivos que llegan a tener 70 y 80 años y están amenazados por una segunda enfermedad. En este proyecto mostramos que en el caso de los pacientes mayores también puede reprimirse el virus con los nuevos medicamentos pero su sistema de inmunidad no reacciona tan bien.

AIDS Plakat in Deutschland

"La ignorancia mata", dice este cartel con el que se quiere sensibilizar a la población sobre los riesgos y prejuicios en torno al sida.

En México se encontrará usted con especialistas de todo el mundo, ¿cuáles son los nuevos desafíos en la investigación del Sida?

Hay una serie de nuevos desafíos. Uno de los más importantes son las vacunas. No tendremos en los próximos diez años una substancia que podamos aplicar mundialmente para prevenir la infección, que es urgentemente necesaria para impedir nuevas infecciones. Desafortunadamente ese importante objetivo no está en el horizonte todavía, se han interrumpido muchos estudios por ello. Pero hay nuevas posibilidades en el área médica biológica para evitar nuevas infecciones. Tenemos casos de pacientes que han reaccionado exitosamente a la terapia y ya no se les detecta el virus en el cuerpo, ya no contagian a otras personas, incluso en las secreciones genitales el virus prácticamente desaparece, así que ya no representan un peligro de infección para otros. Un equipo suizo hizo un importante estudio al respecto y eso será discutido intensamente en México. Pero el mayor desafío y lo que me preguntan mis pacientes constantemente es cuándo será curable la enfermedad, lo que considero como una expectativa realista.

DW recomienda