1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Cumbre de Unión Europea sobre “nuevo orden mundial”

Con celeridad afina la Unión Europea (UE) sus propuestas para un nuevo orden financiero mundial. Los jefes de Estado de la Unión quieren pactar este viernes, durante una cumbre especial en Bruselas, una posición común.

default

Nicolas Sarkozy en busca de comunicación.

El objetivo es acudir a la cumbre financiera mundial del 15 de noviembre en Washington con una sola voz. Punto de partida para el debate, que tendrá lugar durante el almuerzo conjunto en el macizo edificio del Consejo de Ministros en Bruselas, es el documento de diez páginas presentado por Francia, presidente de turno de la UE.

A comienzos de semana, los ministros de Finanzas de la Unión habían reaccionado a las ambiciosas propuestas de París con críticas directas. Ahora tienen planeado ralentizar las propuestas en intensas sesiones de día y noche. Alemania, en particular, insiste en que no debe haber ninguna alusión a un eventual "gobierno económico" europeo.

Sin embargo, no se esperan cambios en las directrices generales trazadas por el presidente de turno de la UE, el jefe de Estado francés, Nicolas Sarkozy. El plan prevé que el Fondo Monetario Internacional (FMI), actualmente dirigido por el francés Dominique Strauss-Kahn, sea convertido en una especie de guardián del sistema financiero mundial. Sarkozy pretende que ninguna institución financiera y ningún mercado pueda operar sin la supervisión pertinente. Las agencias de clasificación crediticia, que evalúan la solvencia de deudores de mayor envergadura como países y multinacionales, serán forzadas a tramitar un alta.

Merkel quiere ver resultados inmediatos

La canciller alemana, Angela Merkel, tiene un objetivo doble. Quiere, en primer lugar, ver resultados concretos inmediatos. Sólo bajo el impacto de la aguda crisis financiera actual, conjetura Merkel, se puede convencer a todo el globo de la necesidad de implantar un nuevo orden para los mercados financieros. Su premisa es que "las negociaciones no pueden durar años, sino que deben ser cerradas en unos meses".

En segundo lugar, Merkel quiere evitar que la UE salga debilitada de la crisis. Según ella, esa posibilidad tendría cabida si Sarkozy consigue sacar adelante su idea de crear un "gobierno económico" para la UE. "Una situación excepcional no debe desembocar en la creación de un órgano permanente", sostienen algunos políticos europeos de su partido. "Si no, llegaríamos a crear pronto el 'núcleo europeo' que queremos evitar".

Merkel cuenta con el apoyo de Jean-Claude Juncker. El jefe de gobierno más antiguo de Europa lidera desde hace cuatro años el grupo de los ministros de Finanzas de la zona euro. "Ya tenemos 12 encuentros anuales de los ministros europeos de Finanzas", dice el luxemburgués. "No deberíamos añadir un encuentro rutinario de los jefes de estado, previo a cada cumbre regular. No podemos tener 16 encuentros al año en los que se debata sobre los mismos temas". El posible compromiso sería organizar cumbres europeas cada vez que se vislumbre la amenaza de una crisis monetaria.

Españoles no invitados tampoco quieren invitación prestada

Merkel seguirá apostando por un Juncker en primera fila cuando se traten temas relacionados con el euro. Sarkozy, en cambio, no cuenta con el luxemburgués, que no apoya las iniciativas del impulsivo jefe de Estado francés para crear nuevos gremios ejecutivos en la UE. Juncker tampoco estará en la cumbre del G-20, ya que no recibió una invitación de Estados Unidos.

Queda, por último, el problema de España. Sarkozy, que participará en la cumbre de todas maneras como presidente de turno de la UE, ha ofrecido al presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero - que tampoco ha sido invitado al cónclave de Washington -, cederle el lugar de Francia. Los conservadores españoles de la oposición protestaron de inmediato, porque una "plaza prestada por Francia" podría herir el orgullo español. Zapatero no se ha pronunciado hasta ahora claramente al respecto.

DW recomienda