1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Cumbre de Niza: Unión Europea y Rusia ''viajan en la misma nave''

La Unión Europea y Rusia llevaron a cabo en Niza su primera reunión de alto nivel desde la crisis del Cáucaso. En parte, el futuro de la relación bilateral será decidido por un tercer actor: Barack Obama.

default

Reencuentro: Sarkozy (izq.) saluda a Dimitri Medvedev.

Un templado día de otoño y el espléndido Palais Sarde, en Niza, contribuyeron a conformar un ambiente positivo. A tres meses de la guerra en el Cáucaso, la Unión Europea y Rusia emprendieron este viernes un nuevo capítulo en sus relaciones. El presidente pro tempore de la Unión Europea y anfitrión del encuentro, Nicolas Sarkozy, dijo que ambas partes están interesadas en seguir colaborando.

EU-Russlandgipfel in Nizza, Frankreich

Sarkozy gesticula entre Medvedev (izq.) y Barroso.

“En este momento de la historia no necesitamos conflictos, no necesitamos confrontación, no necesitamos división, no necesitamos una guerra”, enfatizó el mandatario.

Asuntos pendientes

Así, las negociaciones para un nuevo acuerdo de asociación ruso-europea deberán relanzarse pronto. Hay algunos aspectos pendientes, de los cuales el más importante sigue siendo el de la situación del Cáucaso.

Aquí, aún no hay consenso. La Unión Europea sostiene que tanto Osetia del Sur como Abjazia pertenecen a Georgia. Asimismo, el bloque comunitario insiste en que Rusia no ha cumplido por completo los compromisos contenidos en el plan de paz para la zona.

El Kremlin tiene su propia opinión. “Rusia reconoce totalmente la integridad territorial de Georgia, bajo el criterio de un reconocimiento previo de Osetia del Sur y Abjazia como sujetos del derecho internacional”, ha dicho el presidente ruso, Dimitri Medvedev. Éste opina, además, que el plan de paz para el Cáucaso ha sido cumplido a carta cabal.

Éstas y otras diferencias no impedirán que ambas partes colaboren en ámbitos diversos, por ejemplo, el de la crisis financiera internacional. “Viajamos en la misma nave”, dijo Sarkozy al referirse al tema. La diplomacia europea, a cargo de la comisaria Benita Ferrero-Waldner, coincidió.

“La crisis financiera nos ha impactado a todos; primero a Estados Unidos, pero después a Europa, Rusia, China y otros países. Por ello, es correcto que Rusia, la Unión Europea y otros participen juntas en la cumbre de Washington”, dijo Ferrero.

El factor Obama

A la Unión Europea le inquieta su propia dependencia energética de Rusia. Por ello pretende diversificar el suministro, así como conseguir ahorros energéticos importantes y promover la producción de energía propia. Pero el acuerdo de asociación persigue al mismo tiempo conservar a Rusia como proveedor importante de gas y petróleo.

EU-Russlandgipfel in Nizza, Frankreich

La Unión Europea y Rusia tratan de encontrar vías comunes.

Otro tema relevante es la política de seguridad. Rusia ha anunciado que desplegará cohetes de corto alcance en la zona de Kaliningrado, como reacción al escudo de protección militar estadounidense en Polonia y la Republica Checa.

Medvedev ha dicho que, si Estados Unidos renuncia a estos planes, Rusia hará lo propio con sus cohetes de corto alcance. Mucho de ello depende de si el presidente electo, Barack Obama, decide o no continuar con este programa de defensa militar.

La posición rusa fue criticada por el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, quien dijo que “el futuro de la relación entre la Unión Europea y Rusia debe ser definido por la economía, y no por los cohetes”.

La cumbre de Niza podría haber ayudado a la distensión. O por lo menos eso pretendió el presidente francés, anfitrión del encuentro otoñal.

DW recomienda