1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Sociedad

Cumbre católico-ortodoxa en La Habana

Nunca antes se encontraron los líderes de la Iglesia Católica y la Ortodoxa Rusa. Ahora, el Papa y el patriarca se saludaron en La Habana, un gran hito eclesiástico con muchos aspectos políticos.

Dicho de una forma general, a ambas partes las unen los primeros mil años de historia de la Iglesia. Después llegó la escisión, sobre las aspiraciones de poder del Papa, las diferencias sobre el significado de la tradición y otras cosas.
Ahora, la relación entre Iglesia y Estado es muy diferente. Francisco viajó desde Roma hacia México y la ruta de Cirilo pasa por Cuba de camino hacia Paraguay y Brasil. El hecho de que la capital cubana sea un punto intermedio de ambas rutas no es mera casualidad. En las especulaciones de los últimos años sobre una cita similar, se barajaba la opción de Minsk (Bielorrusia) o Viena (Austria). Pero cualquier lugar europeo está afectado por las consecuencias de la división entre Oriente y Occidente. “La Habana es el sitio ideal”, dice a DW el presidente de la Sociedad de Estudios del Cristianismo Oriental, el historiador Karl Pinggera. Un Gobierno aconfesional que, dicho suavemente, se distanció de Occidente y tiene cierta afinidad con Moscú.
Kremlin e Iglesia mano a mano
“En la Rusia de Putin, el Kremlin y la Iglesia van mano en mano contra Occidente”, subraya Rudolf Prokschi, profesor de Teología e Historia del Cristianismo Oriental en la Universidad de Viena. Para él, es una “alianza como nunca antes hubo en más de mil años de ortodoxia rusa”. Bajo el mandato de Putin está como en tiempos del absolutismo, convertida en religión estatal.
Prokschi observa este encuentro con sorpresa. Tras las bambalinas de la Iglesia Ortodoxa Rusa hay distintos puntos de vista, entre los cuales destaca mantener la distancia con Roma y Occidente, aclara. Además, la ortodoxia podría utilizar este encuentro para mostrar su autonomía. También Pinggera se refiere sobre la increíble cercanía del Kremlin y la Iglesia. Pero aunque el curriculum de Cirilo apunte en ese sentido, se puede confiar en que tenga cierta independencia.
Genocidio real
Sobre las anunciadas declaraciones, también se hablará de algunos aspectos de política real. Durante años, el director de la Oficina de Exteriores del Patriarcado, el obispo metropolitano Hilarión, rechazaba especulaciones sobre un encuentro de tales características argumentando grandes diferencias de opinión. Ahora tiene que añadir que existe un “auténtico genocidio” contra los cristianos a manos de extremistas en Oriente Próximo y África. Y en vista de la gravedad de la situación, habría que olvidar las diferencias de opinión internas.
Este aspecto también tiene relación con la dramática situación de Siria, con cientos de miles de muertos. El año pasado, Cirilo dio el visto bueno la “lucha contra el terrorismo”, convirtiendo la marcha armada de Putin en una “guerra santa”. Una línea que ni entonces ni ahora comparte el Vaticano. Por eso será interesante saber cuán concreta será la declaración que el papa y el patriarca firmarán en el aeropuerto de La Habana.

DW recomienda