Culturas perdidas: el cambio climático en la prehistoria | Ecología | DW | 01.10.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ecología

Culturas perdidas: el cambio climático en la prehistoria

En partes del actual Mar Báltico existían asentamientos, pero entre 4.000 y 8.000 años atrás, un aumento del nivel del mar por el derretimiento de glaciares hizo huir a los seres humanos. ¿Una advertencia para hoy?

Buzos descubren restos de asentamientos en el fondo del Mar Báltico.

Buzos descubren restos de asentamientos en el fondo del Mar Báltico.

Cuando miran hacia el mar, muy pocas personas que pasean hoy por la costa del Báltico intuyen siquiera que se hallan frente al escenario de una tragedia de tiempos prehistóricos. Sobre el fondo del Báltico existían hace unos 8.000 años numerosos asentamientos, que paulatinamente fueron tragados por las aguas.

El cambio climático luego de la última Edad de Hielo arrasó las culturas de la Edad de Piedra que existían en partes del actual Mar Báltico. Científicos del proyecto “Costas que se hunden” (SINCOS) hallaron testimonios de antiguos cazadores, recolectores y agricultores sobre el fondo del mar, rescatando más de 6.000 hallazgos arqueológicos. Son indicios de que la densidad de asentamientos en el área del Báltico era mucho mayor que lo supuesto hasta hace poco.

Mapa de asentamientos desaparecidos por al cambio climático.

Mapa de asentamientos desaparecidos por al cambio climático.

Las dimensiones de los cambios pueden estudiarse muy bien sobre todo alrededor de la actual isla de Poel. Los arqueólogos submarinos hallaron allí asentamientos que prueban la retirada de los seres humanos antes el ascenso de las aguas.

Culturas perdidas en Europa Central

“Importantes para nosotros son particularmente los vertederos de basura prehistóricos”, dice Sönke Hartz, arqueólogo del Centro de Estudios Arqueológicos del Báltico y Escandinavia (ZBSA).

“En ellos encontramos tanto restos de comidas como herramientas y vajilla de los habitantes de entonces.” Análisis de huesos de animales proporcionan además claros indicios de las transformaciones climáticas de aquella época. “En las capas más antiguas hallamos restos de peces de agua dulce; en las capas más recientes, de peces de agua salada, ballenas y focas”, dice Hartz.

Esos cambios son claros indicadores de las profundas transformaciones en la región. Procesos geológicos llevaron a un hundimiento de esa área. El calentamiento del planeta a fines de la última Edad de Hielo hizo además que se derritiera el glaciar escandinavo, de más de tres kilómetros de ancho. Ambos procesos tuvieron dos efectos: por un lado bajó la superficie de la tierra firme y por otro, subió el nivel del mar en más de cien metros, inundando los campos de caza y agrícolas de los habitantes de la Edad de Piedra.

Adaptación al cambio climático

Tronco de árbol sacado del fondo de Báltico.

Tronco de árbol sacado del fondo de Báltico.

”“Los procesos en el Báltico se desarrollaron en varias etapas”, explica el zoólogo Ulrich Schmölcke, del ZBSA. Schmölcke estudia el legado de los habitantes originales de esa área y esboza una imagen de sus asentamientos: “Los primeros asentamientos tuvieron lugar a fines de la Edad de Hielo. Los cazadores y recolectores de entonces se trasladaron en grupos de quizás veinte personas a las tundras en las márgenes sur de Escandinavia”.

Con el correr del tiempo se desarrolló en partes del actual Mar Báltico un extenso paisaje de bosques con lagos de agua dulce. Pronto llegaron también grupos de cazadores. “Hace 8.500 años, el aumento del nivel del mar lo destruyó todo”, explica Schmölcke. Agua salada penetró en la región del Báltico e inundó la tundra, de miles de años de antigüedad. La región se transformó en parte de los mares mundiales y a ella llegaron focas, ballenas y delfines. Los seres humanos de aquella época se adaptaron a la nueva realidad y abandonaron la vida nómada. “Se transformaron en pescadores sedentarios a orillas del nuevo mar”, dice el arqueólogo Hartz.

Mil millones de personas afectadas en Asia

A diferencia de hoy, la densidad de población de la Edad de Piedra era reducida, de tal forma que la población pudo retirarse ante el avance de las aguas. Hoy, la situación es muy diferente. En un informe del Banco de Desarrollo Asiático (ADB) de 2012 se lee que el aumento del nivel del mar amenazará en los próximos diez años a 400 millones de seres humanos en megaciudades de Asia y en próximos 30 años, a 1.100 millones. Los efectos del aumento del nivel del mar para la población serán cualitativamente muy diferentes a los del Báltico en la Edad de Piedra.