Cuba y las sanciones: “Tendrían más comida, pero no libertad” | América Latina | DW | 06.12.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Cuba y las sanciones: “Tendrían más comida, pero no libertad”

El New York Times recomienda al presidente Barack Obama levantar el bloqueo estadounidense contra Cuba, que ya dura 50 años. No obstante, hay fuerte resistencia. Gero Schließ reporta desde Miami.

“No confío en esos tipos”, dice Rafael Hernández con respecto a Fidel Castro y su hermano Raúl. Al igual que muchos otros exiliados cubanos, Hernández huyó en 1960 a la ciudad de Miami, después de que Fidel Castro y el Partido Comunista tomaran el poder.

Sentado al volante de su taxi, Hernández dice: “En mi opinión, Castro debería morir”. Enseguida añade que sería bueno para los cubanos que se levantara el embargo que el expresidente estadounidense John F. Kennedy impuso contra la isla hace cinco décadas. Según el exiliado, sin las sanciones la gente tendría lo suficiente para sobrevivir, “suficiente comida y bebida, pero no tendría libertad”.

Por su parte, el profesor Jaime Suchlicki, del Instituto de Cuba y Estudios Cubanos-Americanos de la Universidad de Miami, opina que, para levantar las sanciones estadounidenses, en primer lugar Cuba debería liberar a Alan Gross. El contratista estadounidense lleva cinco años preso en Cuba. “Además, debería abrir Internet para que todos los cubanos tengan acceso a la información. Debería abrir su economía, autorizar partidos políticos, respetar los derechos humanos y la libertad de expresión”. De lo contrario, el renombrado politólogo de raíces cubanas no cree que Estados Unidos debería cambiar su política.

Arián Rodríguez trabaja como mesero en un bar en la playa de Southbeach en Miami. “Nos fuimos de Cuba porque las sanciones nos estaban perjudicando”, cuenta. Hace seis años se mudó con su madre a EE. UU. El resto de la familia se quedó en la isla junto con el padrastro.

Arián Rodríguez.

Arián Rodríguez.

Sanciones no han producido cambios

Este es activista de derechos humanos y estuvo preso durante cinco años. La familia de Arián vivió de primera mano la represión del régimen castrista. Sin embargo, el joven mesero asegura: “Únicamente los cubanos sufren las sanciones. Estas ya existen tantos años y nunca han producido ningún cambio. Entonces, ¿qué sentido tienen?”. Incluso después de cinco décadas, los Castro siguen al mando del país, añade.

Desde su punto de vista, las sanciones también se deberían levantar, porque en ese caso el gobierno cubano ya no tendría ninguna excusa para justificar la mala situación del país. Según Arián, la mayoría de los jóvenes cubanos comparten su opinión. Encuestas recientes confirman la percepción del mesero: cada vez más jóvenes estadounidenses exigen que se levanten las sanciones.

Ana Quintana, de la fundación conservadora Washington Heritage, está convencida de que los cambios que se están viviendo en Cuba son puro maquillaje político. Quintana cree que las reformas se deben a las sanciones, así como a la caída del precio del petróleo, por lo que a Venezuela se le hace cada vez más difícil abastecer a su aliado cubano de petróleo barato. Su lema es: “Libre comercio solo con personas libres”.

John Hemingway.

John Hemingway.

¡Levanten el bloqueo!

John Hemingway, el nieto del famoso escritor Ernest Hemingway, quien residió varios años en Cuba, la contradice. Hemingway señala que EE. UU. también mantiene relaciones comerciales con países como China y Arabia Saudita. Después de 50 años ha llegado la hora de levantar el bloqueo comercial y aceptar la existencia de ambos países, así como sus diferencias, dice en entrevista con DW. El joven cree que el presidente estadounidense Barack Obama debería hacerse cargo de ello, en caso necesario, incluso sin el consentimiento del Congreso.

En la Feria del Libro de Miami, el autor Louis Martínez-Fernández presenta su nuevo libro “La historia de la Cuba revolucionaria”. El escritor cubano califica de “bastante superficial” el debate que ha desatado el diario New York Times. “No basta con decir que Obama puede levantar el bloqueo y pasar a la historia”. En su opinión, hay muchas cosas menos polémicas que podría lograr el presidente.

Martínez-Fernández quiere impedir que inversionistas estadounidenses invadan la isla y “el capitalismo estadounidense se haga de forma agresiva con la economía cubana”. El autor cree que lo mejor sería que Raúl Castro y el gobierno de Obama negocien un trato que también garantice democracia. Sin embargo, lo más importante es que “Cuba no sea vendida a EE. UU.”.