1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Cuba y EE.UU. hablarán de derechos humanos el 31 de marzo

A propuesta de Cuba, esa será la fecha para continuar el deshielo entre ambos países. El diálogo versará sobre diversos asuntos y Cuba espera no haya "injerencias" por parte de EE.UU. en sus asuntos internos.

Se trata de un tema espinoso entre ambos gobiernos. Cuba y Estados Unidos se reunirán el 31 de marzo en Washington para hablar sobre derechos humanos. Así lo anunció hoy (26.03.2015) un alto funcionario de la cancillería cubana. "Cuba ha propuesto que estas conversaciones tengan lugar el 31 de marzo en Washington", señaló el subdirector general de Asuntos Multilaterales y Derecho Internacional del Ministerio de Exteriores cubano, Pedro Luis Pedroso. Fuentes estadounidenses en La Habana confirmaron que la reunión tendrá lugar.

"El diálogo abarcará temas de interés para ambos países", dijo Pedroso, que apuntó también a la "no injerencia" en asuntos internos como la base que espera su Gobierno para las conversaciones. "Cuba espera que el diálogo se desarrolle en un entorno constructivo sobre bases recíprocas, sin condicionamientos ni trato discriminatorio y en un pleno respecto a la igualdad soberana", indicó.

Las conversaciones sobre derechos humanos, anunciadas ya por ambas partes como parte del histórico acercamiento diplomático anunciado en diciembre, son "una muestra de la disposición de Cuba a abordar con Estados Unidos cualquier tema a pesar de nuestras diferencias", dijo también Pedroso. En el encuentro, los representantes de la isla abordarán también "sus preocupaciones" por la situación de los derechos humanos en Estados Unidos "y otros lugares en los que ese país tiene una incidencia directa", comentó el funcionario.

El Gobierno de Raúl Castro ha reiterado en varias ocasiones que está dispuesto a hablar de derechos humanos con Estados Unidos y otros países sobre bases de "reciprocidad". La isla asocia los derechos humanos a logros colectivos como el acceso universal a la educación y la salud, parte de la política social cubana, y los desvincula de derechos individuales y políticos como las libertades de expresión y libre reunión. El tema es uno de los más espinosos en las nuevas relaciones entre Washington y La Habana. Ambos Gobiernos anunciaron el 17 de diciembre de forma inesperada que retomarán sus vínculos diplomáticos, tras más de 50 años de ruptura.

En su primeras negociaciones, celebradas el pasado mes de enero en La Habana para pactar la próxima reapertura de embajadas, las delegaciones de ambos países expusieron públicamente sus discrepancias sobre el asunto de los derechos humanos. Pese al acercamiento, el Gobierno de Barack Obama ha señalado en varias ocasiones que continúa preocupado por la situación de las libertades civiles en la isla. La Habana subraya que espera poder "relacionarse civilizadamente", pese a sus "profundas diferencias".

MS (dpa/efe)