1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Cuba: mandatos de diez años y no al pluripartidismo

El presidente cubano, Raúl Castro, descartó el final del monopolio de poder del Partido Comunista (PCC) en la isla y reafirmó los planes de limitar el desempeño de cargos políticos a un máximo de diez años.

default

Raúl Castro: limitar a un "máximo de dos periodos consecutivos de cinco años" el desempeño de los cargos políticos "fundamentales".

En su intervención en la clausura de la Primera Conferencia Nacional del PCC, Castro reiteró su anuncio de abril de 2011 de limitar a un "máximo de dos periodos consecutivos de cinco años" el desempeño de los cargos políticos "fundamentales", aunque no mencionó un plazo determinado para la reforma.

"Implementaremos la decisión de limitar a un máximo de dos periodos consecutivos de cinco años el desempeño de los cargos políticos y estatales principales", dijo el mandatario al final del inédito cónclave político celebrado este fin de semana en La Habana.

Las reformas, agregó, se pueden ir aplicando en forma "paulatina" antes de realizar cambios en la Constitución. "Considero que una vez definidas y acordadas las políticas por las instancias pertinentes, podemos iniciar su aplicación paulatina sin esperar por la reforma constitucional", apuntó.

Rejuvenecimiento sistemático del Partido y el Gobierno

Castro anunció los planes de limitar el ejercicio de cargos públicos tras el VI Congreso de abril de 2011, en el que el gobierno institucionalizó el proceso de "actualización" económica con elementos de mercado.

Entonces pidió también el "rejuvenecimiento sistemático" de las filas del partido y de la envejecida cúpula gubernamental. Castro, de 80 años, se refirió hoy a la renovación generacional como una de las tareas estratégicas fundamentales del régimen.

El presidente, por otro lado, aludió a las "ilusiones" surgidas en medio del proceso de reformas económicas de que la cúpula comunista cubana pondría fin al monopartidismo. La idea de un partido único como "fuerza dirigente superior" de la sociedad es un "concepto al que jamás renunciaremos", indicó.

Castro apuntó directamente a las distintas especulaciones, surgidas tanto dentro como fuera de la isla en los últimos meses, de que el gobierno cubano pondría en marcha una reforma política tras la apertura económica.

"Nuestros adversarios, y hasta algunos que simpatizan con nosotros", señaló, "se ilusionaron con que la Conferencia consagraría el inicio del desmontaje del sistema político y social conquistado por la Revolución a lo largo de más de medio siglo".

Ceremonia de clausura de la Primera Conferencia del PCC: la idea de un partido único como fuerza dirigente superior de la sociedad es un concepto al que jamás renunciaremos.

Ceremonia de clausura de la Primera Conferencia del PCC: la idea de un partido único como "fuerza dirigente superior" de la sociedad es un "concepto al que jamás renunciaremos".

No a “legalizar los partidos del imperialismo”

El menor de los Castro aludió asimismo a lo que Cuba considera tradicionalmente una política "injerencista" e "imperialista" por parte de Estados Unidos en la nación caribeña.

"Renunciar al principio de un sólo partido equivaldría sencillamente a legalizar el partido o los partidos del imperialismo en suelo patrio", señaló.

Aunque aseguró su respeto por los sistemas pluripartidistas de otros países, el presidente cubano subrayó que Cuba no permitirá el regreso del "multipartidismo" de la "república burguesa" a la isla.

El líder cubano fundamentó la defensa del partido único con el pensamiento del héroe nacional José Martí.

Castro ya había advertido en declaraciones anteriores en contra de "ilusiones" con respecto al cónclave comunista clausurado hoy. Aunque prevista en la Constitución como instrumento de gobierno, la Conferencia no había sido celebrada hasta ahora nunca en la historia del castrismo.

La convocatoria del evento hizo surgir algunas expectativas con respecto a posibles cambios en el seno del PCC. Sobre todo sectores cercanos a la Iglesia católica, convertida en un importante actor social en la isla e interlocutor habitual del régimen, piden una "actualización" política con mayor participación social.

La Conferencia debe servir oficialmente para poner en marcha la reestructuración del partido en sintonía con los nuevos "lineamientos" de la política económica. Castro, que pide superar la vieja "mentalidad" e ideas "obsoletas" en el aparato estatal y el PCC, no comentó al detalle los resultados de la cumbre partidista.

dpa
Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda