1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Cuba - Estados Unidos: ¿sigiloso acercamiento?

Acontecimientos recientes, como la visita de algunos congresistas estadounidenses a La Habana, son vistos como señales de acercamiento. ¿Qué tan cerca estamos del fin del embargo económico? Un análisis de Enrique López.

default

Una calle de La Habana.

Dentro de los cambios en su política hacia Cuba, el gobierno de Barack Obama ha otorgado facilidades para que ciudadanos estadounidenses de origen cubano puedan visitar a sus familiares en la isla o enviarles divisas. En cambio, se mantiene el embargo económico que desde hace décadas pesa sobre Cuba. Oficialmente, el gobierno de Estados Unidos ni siquiera analiza la posibilidad de levantarlo. El vicepresidente Joe Biden dejó en claro lo anterior a finales de marzo pasado, durante su participación en la cumbre de líderes progresistas realizada en el balneario chileno de Viña del Mar. Pero ello no significa que no existan señales de acercamiento entre ambos países, como la visita de siete congresistas estadounidenses del llamado Caucus Congresional Negro a La Habana, en días pasados.

El hecho de que los legisladores del ala más progresista del Partido Demócrata hayan sido recibidos por Raúl y Fidel Castro habla por sí mismo del interés que al más alto nivel politico cubano despertó la gira. El propio Fidel abordó ampliamente el tema en su escrito más reciente publicado en el diario oficial Granma, lo cual también indica la intención de la cúpula cubana de dar la mayor difusion posible al encuentro bilateral.

Antes, Castro había escrito que Cuba no teme al diálogo con Estados Unidos, y que la revolución “no necesita la confrontación para existir”.

Como en el diálogo con la Unión Europea, el presidente Raúl Castro repitió ante los siete visitantes estadounidenses que Cuba está dispuesta a dialogar sobre cualquier asunto con Estados Unidos, bajo la condición de que se respete su derecho a la autodeterminación. Todo lo anterior ha sido interpretado como búsqueda de nuevos canales de comunicación con Washington, por parte del régimen cubano.

Visto así, el camino parece conducir a un acercamiento entre Cuba y Estados Unidos. Pero la reconciliación, si es que se concreta, no será inmediata ni sencilla. Las palabras de Biden en Chile no dejan lugar a duda en cuanto a la postura actual del presidente Obama: por lo pronto no será levantado el embargo estadounidense contra Cuba. Estados Unidos considera que del lado cubano no se han producido cambios sustanciales en cuanto a las libertades ciudadanas y los derechos humanos, según dijo Biden en Viña del Mar.

A ello pueden aunarse razones de tipo político electoral. Uno de los congresistas estadounidenses, citado por Fidel, afirmó que el nuevo mandatario no puede eliminar dichas sanciones porque ello le costaría la reelección.

Así que el balance de la visita es otro: la relación bilateral entre Cuba y Estados Unidos aparece poco a poco como uno de los temas más sensibles en la agenda de ambas naciones en materia de política exterior. La presidencia de Barack Obama ha abierto posibilidades que tanto Washington como La Habana reconocen en los hechos. Pero el intercambio parece encontrarse en una fase preliminar y se produce con la mayor cautela. Después de todo, detrás de este lento avance hay medio siglo de mutua desconfianza.

Autor: Enrique López

Editora: Emilia Rojas

DW recomienda