Cuba acusa a España y otros países por el caso Villar | Europa | DW | 23.01.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Cuba acusa a España y otros países por el caso Villar

Cuba criticó en conjunto a los países que se pronunciaron sobre la muerte de Wilman Villar Mendoza. En medio de nuevas críticas internacionales, La Habana acusó de manipulaciones a los gobiernos extranjeros que se expresaron sobre el presunto caso del opositor fallecido tras una huelga de hambre.

México fue el único país de los que hablaron públicamente sobre el caso Villar al que el régimen cubano no respondió con duras acusaciones. Además de a Washington, el principal rival ideológico del Gobierno de la isla desde hace medio siglo, La Habana apuntó especialmente al nuevo gobierno de Mariano Rajoy en Madrid. Desde Washington, en tanto, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos acusó al gobierno cubano por la permanente "transgresión de los derechos fundamentales" de sus ciudadanos.

El Gobierno cubano publicó su réplica en un editorial a página completa en la portada del órgano oficial cubano "Granma" y del semanario "Trabajadores". Además de España y Estados Unidos, las acusaciones se dirigieron contra Chile y el bloque de la Unión Europea (UE) por declaraciones críticas emitidas en los últimos días tanto desde Santiago como desde Bruselas.

En la nota leída también en el informativo de la televisión cubana, La Habana reiteró sus reproches contra los gobiernos que considera "tradicionalmente comprometidos con la subversión contra Cuba". El gobierno cubano había criticado ya el sábado sobre todo a España, la UE y Estados Unidos.

En una de las primeras reacciones internacionales al caso de Villar, el disidente fallecido el jueves tras más de 50 días de huelga de hambre según la oposición cubana, la vicepresidenta primera del gobierno español, Soraya Sáenz de Santamaría, pidió el viernes la liberación de todos los presos políticos en la isla caribeña.

La Habana niega que Villar fuera un disidente y que muriese en una huelga de hambre, como reportaron la bloguera opositora Yoani Sánchez y el activista Elizardo Sánchez. El fallecido, según la postura oficial cubana, cumplía una condena de cuatro años de prisión por golpear a su esposa y por agredir a la policía en el momento de su detención.

Elizardo Sánchez, presidente de la ilegal pero tolerada Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, respondió al editorial de "Granma" solicitando poder realizar una investigación sobre la muerte de Villar.

Cuba apuntó hoy en su réplica a la presunta "brutalidad policial" contra el movimiento de los "indignados" en España. Asimismo, el editorial titulado "Las verdades de Cuba" cita el supuesto fallecimiento de un preso marroquí en una cárcel de la ciudad española de Teruel tras una huelga de hambre en julio de 2011, un caso, según La Habana, del que no se hicieron eco los medios internacionales.

También el grupo mediático Prisa fue blanco de las acusaciones de La Habana. El editor del principal diario español, "El País", es criticado desde hace varios años tenazmente por el régimen cubano. La Habana acusó a Prisa y a la cadena norteamericana CNN por la supuesta falta de rigor periodístico al informar "sin siquiera haber investigado mínimamente".

Además de las críticas extendidas a la UE por las declaraciones del sábado de la alta representante del bloque para Política Exterior, Catherine Ashton, La Habana atacó a Estados Unidos apuntando el caso de tres reclusos muertos presuntamente en una huelga de hambre masiva en cárceles de California en noviembre de 2011.

Ashton expresó el sábado dudas sobre el sistema judicial cubano. Las acusaciones más duras llegaron de fuentes del exilio anticastrista cubano en Miami, que culparon directamente a "los hermanos Castro" por el "asesinato" de Villar.

La Habana, por su parte, reiteró sus críticas a los gobiernos occidentales de "cinismo" y "doble rasero" en sus posturas. El editorial de hoy acusa también de "calumnias" al portavoz del gobierno chileno, Andrés Chadwick, por apoyar las declaraciones de la disidencia cubana sobre Villar. El canciller chileno, Alfredo Moreno, respondió criticando a la directora de América Latina y el Caribe de la cancillería cubana, Marielena Ruíz Capote, por comentar "temas internos" de Chile. Ruiz Capote acusó el sábado por primera vez a Santiago de "injerencia" por los comentarios de Chadwick.

México fue en cambio el único país al que la nota oficial cubana no mencionó de forma explícita. Ello, pese a que la cancillería mexicana manifestó el sábado oficialmente su pesar por la muerte de Villar y su "preocupación" por los reportes, en términos cautelosos similares a los de la vicepresidenta española Sáenz de Santamaría. Ni España ni México responsabilizaron directamente al Gobierno de La Habana por lo ocurrido. Pese a no ser un aliado de los Castro, México mantiene tradicionalmente una posición más neutral con respecto a Cuba (dpa).