1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Opinión

Cuarto mandato de Merkel sería una gran oportunidad

La decisión de presentar su candidatura para un cuarto mandato abre muchas oportunidades. Merkel podría ser la figura adecuada contra el populismo, dice Kay-Alexander Scholz.

Angela Merkel, canciller de Alemania

Angela Merkel, canciller de Alemania

Angela Merkel ya lleva once años como canciller y dieciséis como presidenta del Partido Demócrata Cristiano alemán (CDU). Durante ese tiempo ha logrado mucho: revertir el endeudamiento de Alemania, reducir a la mitad la tasa de desempleo, duplicar las inversiones en investigación y modernizar su partido conservador. En política exterior, Alemania está hoy presente en todos los foros diplomáticos importantes del mundo y ha ocupado posiciones que otros países han abandonado. En la crisis financiera y en el conflicto de Crimea, por ejemplo, Alemania ha liderado la búsqueda de soluciones.

Pero Merkel también es criticada, sobre todo, por los miembros de la vieja guardia de su partido conservador, que temen una "socialdemocratización” de su partido. Uno de cada dos alemanes considera que el millón de refugiados llegados entre 2015 y 2016 es demasiado.

De la molestia generalizada con la situación actual y el descontento con "los de arriba” saca provecho el nuevo partido de ultraderecha AfD que expande sus conexiones a nivel internacional. Otros critican a Merkel por no haber hecho mucho para aliviar las consecuencias de su política a largo plazo. Mientras siguen llegando alabanzas desde el exterior a la obra de Merkel, dentro de Alemania la canciller no causa tanta euforia. Si decidiese retirarse ahora, no lo haría con gloria.

Merkel puede concluir lo que puso en marcha

Kay-Alexander Scholz, de DW

Kay-Alexander Scholz, de DW

En un cuarto mandato, Merkel tendría la oportunidad de concluir y adelantar todo lo que ha puesto en marcha, o de corregir su rumbo. En particular, en cuanto a las consecuencias de la crisis de refugiados. Ya con el hecho de aceptar ese reto se ganará simpatías.

Asimismo, podrá demostrar que, luego de todos estos años de actuación en el escenario europeo e internacional, no se ha olvidado de las preocupaciones de los alemanes. La canciller podría dar buenas respuestas a la brecha entre ricos y pobres en Alemania. Así, le resultaría posible combatir la división social y la polarización política que han surgido en los últimos años.

Contra la tendencia populista

La antigua y nueva canciller tendría la oportunidad de revertir la tendencia populista porque posee el poder, el prestigio y la experiencia necesarios. Su pragmatismo le da la libertad de buscar soluciones libres de ideología. Merkel está, además, dispuesta a enfrentar decididamente los problemas. Su receta contra la polarización es la cohesión de la sociedad, como lo dijo al anunciar su candidatura el. Está dispuesta a dar lucha.  ¡Así se hace!

Si Merkel logra implementar su idea, evitará que la ultraderecha siga carcomiendo a su partido. Le puede mostrar a Occidente que hay una forma civilizada de enfrentar el actual populismo.

Merkel, ejemplo para las mujeres

Y otra cosa: como mujer y jefa de Estado, Angela Merkel puede servir de ejemplo a las nuevas mujeres refugiadas en Alemania que provienen de culturas que no respetan sus derechos. La canciller es una figura ejemplar que les puede servir como estímulo para emanciparse.

Por todo lo anterior, la decisión de Merkel de querer ser canciller por cuarta vez es una decisión que abre la puerta a muchas oportunidades. Una decisión correcta.

Kay-Alexander Scholz (JOV/ CP)

DW recomienda