1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Cuando los alemanes luchan por otros ejércitos

Matan por el Estado Islámico, combaten junto a separatistas ucranianos o luchan en la Legión Extranjera. Acciones que no siempre son delito.

Según algunos medios, en el este de Ucrania habría alemanes luchando junto a los separatistas prorrusos. Otros participan en el conflicto del lado de los paramilitares ucranianos. Aproximadamente, se habla de un centenar y en su mayoría serían ciudadanos alemanes con ascendencia rusa. “Estamos observándolo atentamente”, aclara el ministerio del Interior, pero no se pueden confirmar los números. “Sabemos de algunos que están en zonas de conflicto”, explica vagamente el portavoz. Incluso el fiscal general federal vigila las actividades de alemanes armados en Ucrania, aunque todavía no se trata de una investigación, sino de una “comprobación rutinaria”.

La Fiscalía General no desvela detalles referentes a los procesos abiertos actualmente. Para determinar si hay delito, rige la Ley del Tribunal Constitucional que indica qué se puede investigar. Por ejemplo, casos de traición y espionaje o delitos contra la convivencia pacifica de los pueblos. Las sentencias son diferentes para cada caso y a los alemanes se les juzga, generalmente, bajo la jurisdicción del derecho federal aunque las acciones se hayan ejecutado en otro país y sean punibles allí. Sin embargo, en los casos actuales abiertos aun no existen indicios suficientes para determinar si están bajo esta jurisdicción, aclara el portavoz de la Fiscalía General del Estado.

Reclutamiento por parte de fuerzas extranjeras

La posición de partida no es nada fácil. En un conflicto con muchos frentes es difícil juzgar exactamente dónde están los diferentes grupos armados y hay muchas diferencias. Por ejemplo, para un ciudadano alemán sería delito unirse al Estado Islámico, ya que está clasificado como grupo terrorista. Un hecho en el que no caben interpretaciones.

Distinto sería el caso de ciudadanos que se unen a los peshmergas kurdos o a la Legión Extranjera francesa. Mientras no cometan delitos, nadie prohíbe vestir uniforme extranjero ni participar en acciones armadas. Sin embargo, sí es punible hacer propaganda para reclutar gente para ejércitos extranjeros dentro del propio país, delito que puede llevar hasta 5 años de prisión.

Pérdida de pasaporte y doble nacionalidad

Si los autores son alemanes de doble nacionalidad, la decisión del juez se complica incluso aunque no haya indicios de delito. Si alguien decide ingresar sin permiso de Alemania en el ejército de su otro país, perderá la ciudadanía alemana. Dicha aprobación se presupone para algunos países de la OTAN y la UE, pero no se aplica en el caso de los mercenarios en Ucrania. Según la cadena ARD, algunos de los allí presentes tienen vetada la entrada a Alemania bajo pena de perder su pasaporte germano.

Más allá del aspecto legal, también los políticos alemanes están preocupados por esos guerrilleros alemanes voluntarios. Así lo aclaraba Gernot Erler, responsable de Rusia del Gobierno federal, en una entrevista, donde habló de los problemas que podría genera la vuelta de guerrilleros de Ucrania, similares a los que provocan los que retornan del frente del Estado Islámico.