1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Cuando las hijas heredan la empresa

Cerca de 135.000 empresa familiares alemanas buscarán sucesor en los próximos años. En más de un tercio de ellas, una mujer podría ocupar ese cargo.

A Kerstin Zessin nunca le bastó su puesto de administrativa. Quería decidir por sí misma y cambiar las cosas. Se formó en una empresa dirigida por una mujer y le gustó porque ella vivía para la empresa. Por eso, pronto decidió que quería tomar el timón de su propio negocio. Por ejemplo, el de su padre, una empresa de generadores de emergencia de Much, en el Condado del Monte, Renania del Norte-Westfalia.

A principios de los noventa, la joven ya era responsable comercial visitando clientes y negociando contratos. Posteriormente, continuó su formación para mejorar sus capacidades directivas y en 2006 compró la empresa de su padre. Desde entonces la dirige con su marido y ahora la empresa MAB tiene 22 empleados y un volumen de negocio de tres millones de euros anuales.

Dos millones de empleos

En Alemania hay miles de empresas medianas como esta, y hasta 2018, más de 135.000 tendrán que buscar un sucesor, según los cálculos del Instituto de Investigación de la Mediana Empresa de Bonn (IfM). Dos millones de trabajadores dependen del relevo generacional y a más de la mitad de propietarios les gustaría que sus sucesores fuesen sus hijos. El resto tendrá que buscar trabajadores cualificados externos. Cada vez hay más empresas antiguas y menos talentos jóvenes disponibles. Sin embargo, Rosemarie Kay, del IfM, no cree que haya problema generacional: “Matemáticamente el número de personas que quiere dirigir una empresa es menor que la cantidad de empresas disponibles”, aclara.

En Alemania, la tradición manda que los nuevos ejecutivos sean los hijos. Si en la familia no hay varones, sería el yerno o un directivo externo. Pero cada vez hay más empresas que optan por la mujer como sucesora. A falta del relevo de los hombres, ellas se hacen cargo con éxito de compañías que operan incluso en sectores típicamente masculinos como el metal o el de la electricidad.“Antes se preparaba a los herederos con la profesión adecuada y las prácticas en el sector”, aclara Iris Kronenbitte, directora de la Agencia de Emprendedores BGA: “Ahora tenemos herederas totalmente ajenas al área que se arriesgan y se forman como directivas”, continúa.

Identificar talentos

Actualmente, la generación de mujeres es la más preparada de toda la historia, apunta Kronenbitter. Las mujeres son profesionalmente independientes incluso cuando tienen hijos. Unas condiciones óptimas para que las hijas se hagan cargo y un potencial que su agencia resalta con una jornada anual organizada bajo el lema “La sucesión es femenina”.

Pero el relevo generacional no es cuestión solo de los padres, sino también de las hijas, aclara Nadine Schlömer-Laufen del IfM: “Tienen que tener confianza en su funciones y emprenderlas con fuerza. Con el tiempo cambiarán los roles”, explica, aunque frecuentemente, aún son los antiguos propietarios los que tienen la última palabra.

Entretanto, Kerstin Zessin cumplirá pronto 50 años y ya piensa en su sucesión. Pero sus hijos son todavía adolescentes y ella sabe perfectamente que llevar una empresa no siempre es fácil. “Me gusta la empresa y me gustan las máquinas que producimos”. Por otra parte, muchas veces se trabajan más de 14 horas al día para cumplir con los pedidos y el papeleo. “No sé si se puede transmitir a los hijos toda esta responsabilidad hacia los trabajadores y la empresa”, reconoce la jefa, “pero por algún sitio hay que continuar”.

DW recomienda