1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía alemana

¿Cuánto le costará la corrupción a Siemens?

El consorcio electrónico alemán Siemens negociará con las autoridades de Estados Unidos por el escándalo de corrupción que ha invadido la firma y no sabe aún cuánto le costará. Antiguos ejecutivos serían enjuiciados.

default

Sede de Siemens en Munich, Alemania.

"Creemos que las conversaciones se extenderán por varios meses. Pero nuestro comportamiento valdrá la pena", se manifestó confiado Peter Solmssen, miembro de la junta directiva encargado de la lucha anticorrupción dentro de la empresa. Siemens, una de las compañías insignia de Alemania, con una tradición de 160 años, lucha por limpiar su reputación mancillada desde que saliera a la luz un sistema de pagos para conseguir o acelerar licitaciones en el país y en el extranjero.

El mayor riesgo lo corre Siemens en Estados Unidos, donde la entidad de supervisión bursátil SEC podría dejarla fuera de las licitaciones públicas, además de aplicarle multas millonarias. Solmssen dijo que la empresa no puede estimar a estas alturas lo que le costará dejar limpio su nombre. "No me atrevo a emitir pronósticos". Hasta ahora, Siemens ha desembolsado 1.800 millones de euros en multas y gastos de abogados.

Cifras de 2008 echan por tierra previsiones de Siemens

El presidente de Siemens, Peter Löscher, admitió, por su parte, que subestimó la magnitud del entramado de corrupción en la empresa cuando asumió el cargo a mediados del año pasado. "Cuando asumí la responsabilidad no tenía noción de la magnitud y la amplitud de todo esto", señaló Löscher, al presentar las cifras del grupo del primer trimestre de 2008, que cayeron en un 67% y echan por tierra las previsiones anuales de la empresa.

Un informe independiente presentado al consejo de vigilancia constató la existencia de "prácticas improcedentes" generalizadas y violatorias de normas anticorrupción a nivel nacional e internacional. Hasta ahora se conocen pagos por unos 1.300 millones de euros. Entre los casos denunciados se encuentran contratos de Siemens en Alemania, Argentina, Grecia, Italia, Nigeria, Turquía y ex repúblicas soviéticas.

Löscher asumió en mayo de 2007 la presidencia de Siemens tras abandonar su cargo directivo en la farmacéutica Merck. El actual presidente sucedió a Klaus Kleinfeld. Kleinfeld y anteriormente

Heinrich von Pierer dirigieron la empresa en los años en los que se efectuaron los pagos ilegales.

Antiguos ejecutivos serían llamados a responder por corrupción

El informe afirma que los ejecutivos responsables tuvieron distinto grado de conocimiento de las prácticas, aunque ambos aseguran no haber estado al tanto. Solmssen reiteró que la empresa podría demandar a los responsables de los pagos. "Siempre lo subrayamos: quien cause daños a la empresa deberá afrontar las consecuencias. Esto incluye también, que en algún caso presentemos demando por daños y perjuicios".

La justicia alemana investiga en el mayor escándalo de corrupción empresarial en Alemania a unos 270 empleados y ex empleados de Siemens. La semana pasada, el miembro de la junta directiva encargado de la división de equipamiento médico, Erich Reinahrd, renunció asumiendo la responsabilidad de pagos espurios efectuados en su área de negocios.

Entretanto, la empresa comunicó hoy que registró en el primer trimestre del año un beneficio neto de sólo 412 millones de euros, frente a los 1.259 millones de euros obtenidos en el mismo período de 2007. La cifra de negocios de Siemens se incrementó en el mismo lapso en un uno por ciento, hasta 18.094 millones de euros. En cuanto a los encargos, la empresa registró un aumento del 12%, a 23.371 millones de euros, más de lo pronosticado por los analistas.

Las nuevas cifras revelan una caída del 67% de los beneficios atribuida a problemas en grandes proyectos. En concreto hicieron mella en la contabilidad las demoras en la licitación para la ampliación del tren de levitación magnética Transrapid en China, así como los gastos ocasionados por los errores cometidos en la construcción del tranvía "Combino".

A ello se sumó la cancelación por parte de un cliente británico de un gran encargo a la división de tecnología de la información e ingentes problemas en la división encargada de la fabricación de plantas energéticas. "A instancias de la junta directiva hemos revisado proyectos 'críticos' y hemos tomado medidas que ya están surtiendo efecto", explicó el presidente.

Para este año fiscal, la empresa revisó sus previsiones y espera resultados similares a los de 2007. En el ejercicio pasado, Siemens facturó 72.500 millones de euros y obtuvo beneficios de unos 6.500 millones de euros.

DW recomienda