1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ecología

¿Cuánto escepticismo aguanta el calentamiento del planeta?

¿Es el hombre el responsable del cambio climático? ¿Existe quizá algún otro motivo? Científicos de renombre y escépticos de peso discuten sobre el calentamiento global y sus causas.

default

Los peores escenarios son posibles.

En enero de este año, 16 científicos tomaron la palabra en el periódico estadounidense Wall Street Journal para decir que no existían argumentos científicos que probaran la necesidad de actuar para detener el cambio climático. En Alemania, en donde los escépticos tienen bastante menos influencia política que en Estados Unidos, la aparición del libro Die kalte Sonne (El sol frío) captó mucha atención.

Fritz Vahrenholt y Sebastian Lüning, sus autores, afirman que menos de la mitad del calentamiento actual se debe a la acción humana. La mayor causante de ello es, según ellos, la actividad solar y los campos magnéticos del sol que cambian cíclicamente. Dado que el sol está entrando en un ciclo de frío, cabe temer una catástrofe.

¿Hecha por la mano del hombre?

Mientras que en los últimos meses este tipo de titulares han sido usuales, institutos de investigación de renombre se han esforzado por mostrar más indicios de que el calentamiento es man made. Así, el Instituto Max Planck para Meteorología presenta junto con el Centro Alemán de Cómputo del Clima nuevos modelos de cálculo; según éstos, sin una reducción inmediata y drástica de las emisiones de CO2, el calentamiento no podrá ser limitado a los 2 grados Celsius. En febrero, fueron cinco los institutos franceses que presentaron pronósticos que corroboran lo anterior.

Las conclusiones de los investigadores están basadas en mediciones periódicas y controles de la Tierra, el agua y la atmósfera terrestre realizadas también desde satélites. Estos datos se elaboran con complejos modelos computarizados que simulan escenarios futuros. Los resultados se complementan y calibran con datos acerca del desarrollo climatológico. Basándose en análisis de rocas de diversas capas geológicas y de núcleos de hielo, los científicos identifican qué temperaturas había cuándo bajo qué condiciones.

Klimawandel Anstieg der Meeresspiegel Schmelzender Eisberg

Por el calentamiento global se derriten los icebergs y el nivel del mar sube.

Datos proporcionados por unas 36.000 estaciones meteorológicas prueban que las temperatura en tierra y mar ha subido en 0,8 grados Celsius desde 1900. la década del 2000 al 2009 fue la más caliente desde que se lleva registros. 1998, 2005 y 2010 han sido los años más calurosos. Por el contrario, si 1998 fue el año más caluroso y las temperaturas no han vuelto a subir así, los críticos del calentamiento global ven en ello la prueba de la Tierra no se está calentando.

Desarrollo no lineal

Peter Lemke, científico del Instituto Alfred Wegner (AWI) y coautor del informe sobre el Clima de Naciones Unidas, advierte de estas conclusiones. “Si se pretende identificar una tendencia climatológica se requieren datos de por lo menos 30 años”, explica. El calentamiento no sucede de manera lineal: las oscilaciones regionales y los fenómenos naturales como El Niño pueden atenuar la impresión de un calentamiento. Si se mira la curva general, así Lemke, la tendencia está clara.

Der Klimaforscher Peter Lemke, aufgenommen am 19.04.2007 bei der Aufzeichnung der ZDF-Sendung Nachtstudio in Berlin. Prof. Dr. Peter Lemke ist Leiter der Arbeitsgruppe Klimaforschung am Alfred-Wegener-Institut für Polar- und Meeresforschung in Bremerhaven. Er forscht selbst aktiv in den Polargebieten der Erde und befasst sich mit dem Thema des globalen Klimawandels. Lemke sagt, dass der CO2-Anteil in 250 Jahren so angestiegen ist, wie sonst zuvor in 100.000 Jahren. Foto: Karlheinz Schindler +++(c) dpa - Report+++

Prof. Peter Lemke

¿CO2 o causas naturales?

Los científicos como Peter Lemke ven una relación directa entre la subida de las temperaturas y el aumento del CO2 en la atmósfera en los últimos 200 años. “Un 78 por ciento de este aumento es causado por la combustión de materias fósiles como el carbón, petróleo y gas. El otro 22 por ciento ha sido ocasionado por los cambio en el aprovechamiento de los campos”, opina.

“Estamos lejos de decir que el CO2 no ha tenido influencia en el clima. Sin embargo, podemos mostrar que por lo menos la mitad del calentamiento de los últimos 40 años ha sido ocasionado por el sol y por oscilaciones cíclicas de los mares. El CO2 podría ser responsable de la otra mitad, aunque creemos que el porcentaje es incluso menor”, afirman Vahrenholt y Lüning.

Por otro lado, Lemke no niega que el sol influya en gran parte el clima. Sin embargo, la actividad solar no basta para explicar las tendencias actuales; “Los cambios solares son responsables de sólo un cinco por ciento del cambio climático”, dice Lemke.

Schweröl Feinstaub Schiff

La combustión de materiales fósiles es responsable del 78 por ciento del calentamiento

¿Convicción o lobby?

“El tema del cambio climático pone en evidencia los intereses monetarios”, resume William Nordhaus, economista de la Universidad de Yale en su artículo `Why the Global Warming Skeptics are wrong´. “Empresas, industrias y personas que ven amenazados sus intereses por posibles medidas de protección al clima están muy preocupados”, dice Nordhaus subrayando la gran influencia de las compañías petroleras. La actitud de éstas se asemeja, así el científico, a las campañas de las tabacaleras cuando afirmaban que no había pruebas para afirmar que el tabaco fuese dañino para la salud.

Vahrenholdt y Lüning tampoco pueden negar su conexión con el ramo de la energía: el primero es presidente de RWE-Innogy, una filial del gigante energético alemán RWE. Y el segundo trabaja para RWE-Dea, distribuidora de petróleo y gas.

¿Sólo pánico?

Para Otmar Edenhofer, economista del Instituto de Potsdam para la Investigación de los efectos del Clima (PIK), los “escépticos del clima” suelen destacar lados positivos del cambio climático, tales como que los helados campos rusos o del Canadá podrían servir para la agricultura. También ven positivo que se pueda acceder más fácilmente al petróleo de los polos. Por el contrario, del peligro de una mayor desertificación, de mayores sequías e inundaciones suelen no hablar.

Ottmar Edenhofer, economista en jefe del PIK (Potsdam-Instituts für Klimafolgenforschung)

Ottmar Edenhofer

Su instituto, que recientemente también ha publicado un estudio probando la relación entre los temporales y el calentamiento provocado por el hombre, advierte de no olvidar que los peores escenarios son posibles; dos décadas restan para intentar reducir las emisiones. Y aunque al parecer los informes no convencerán a los escépticos –que aún tendrán que probar su tesis con estudios científicos-, muchas regiones del mundo perciben ya los efectos del calentamiento.

Autora: Irena Quaile (mb)
Editor: Enrique López

DW recomienda