1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

La prensa opina

¿Cuánto durará la luna de miel con Obama?

La elección de Barack Obama sigue marcando la pauta de los editoriales, varios de los cuales centran su atención en lo que Europa puede esperar del próximo presidente de Estados Unidos.

default

Barack Obama y Nicolas Sarkozy, en julio, en París.

Corriere della Sera, de Milán: “El triunfo de Barack Obama no constituye automáticamente también una victoria para Europa, por mucho que sus más fervientes admiradores de este lado del Atlántico así quisieran verlo. Estados Unidos seguirá velando principalmente por sus propios intereses y argumentando como superpotencia, y demandará de sus aliados una cooperación a veces incómoda. En consecuencia, no se producirá una súbita europeización de Estados Unidos. (...) El cambio que dentro de poco llevará a Obama a la Casa Blanca se produce ante el trasfondo de circunstancias que no podrían ser más difíciles. Él se verá restringido por la crisis económica y financiera, cuyos límites aún nadie conoce, y amenazado por conflictos regionales que hasta ahora sólo tienen el mérito de haber mantenido al terrorismo, en parte, en un nivel ‘local’”.

La primera visita de Obama

Times, de Londres: “Obama tiene ahora la extraordinaria oportunidad de superar la brecha transatlántica. La alianza occidental fue una de las grandes perjudicadas en los últimos ocho años. Por eso, el primer viaje de Obama al exterior debería tener a Europa por destino. Aquí es donde realmente se desafían los valores y los esfuerzos de Occidente, no sólo por parte de una Rusia que resucita, sino también por un público cínico. Los propios europeos deberían sacar el mayor partido posible de este nuevo comienzo. Seguramente se reunirán para dar la bienvenida a Obama masas aún mayores que las que lo recibieron en Berlín.”

Mensaje multilateral

Information, de Copenhague: “Hay buenas razones para alimentar el optimismo tras los anuncios de Barack Obama en materia de política exterior y de seguridad. Lo principal es el mensaje multilateral de fondo. Éste indica que, bajo el mando del próximo presidente, Estados Unidos prestará más oídos a sus aliados en el mundo y sobre todo en Europa. (...) Sin embargo, también hay que recordarles a los europeos encantados con Obama que éste no fue elegido como un embajador multicultural de postura simpática, que de en el gusto a todos. (...) Obama presentará nuevas demandas a Europa. (...) La luna de miel podría terminar pronto”.

Virtudes que urgen

Westdeutsche Zeitung, de Düsseldorf: “Con la designación de Rahm Emanuel –quien fuera por largos años asesor de Clinton- como su nuevo jefe de gabinete, Obama dio señales de que no se propone dictar, sino que está dispuesto a aprender. También cabe suponer que convoque a uno que otro republicano a formar parte de su gabinete, un paso importante que demuestra la disposición a la reconciliación. El próximo presidente de Estados Unidos ha demostrado siempre a lo largo de su vida que es capaz de crecer junto con sus tareas y que no teme a ningún desafío. En ningún momento de la historia estadounidense tales virtudes habían sido tan necesarias como ahora.”