1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ecología

¿Cuándo es bueno apagar la luz?

Controvertidas formas de manifestación en favor del medio ambiente pueden rebasar las intenciones de sus organizadores y causar daños enormes, dicen especialistas.

default

Desconectar aparatos eléctricos ociosos es buena medida en favor del clima.

Con protestas, manifestaciones y una iniciativa internacional para apagar todas las bombillas que iluminan hogares y sitios de trabajo, decenas de miles de personas en muchos países realizaron una acción monumental en el Día Mundial de la Protección al Clima. A las ocho de la noche del sábado, hora local, y durante cinco minutos, casas, fábricas, oficinas, e incluso monumentos históricos como la Puerta de Brandeburgo o la catedral de Colonia quedaron sumidos en la oscuridad.

El plan para apagar las bombillas eléctricas fue convocado por organizaciones como Greenpeace, la Coalición por el Cuidado de la Naturaleza, o el World Wide Fund for Nature (WWF), apoyados en Alemania por el periódico Bild, el sitio de Internet Google, o la televisora ProSieben.

Buena señal, pero insuficiente

La iniciativa recibió críticas; sus detractores dicen que se trata de una buena señal, pero insuficiente. Para verdaderamente salvar al clima, argumentan, las emisiones de gases invernadero deberían reducirse de manera permanente. Por ello, lo que proponen es ejercer mayor presión sobre la clase política.

“Tememos que medios como el Bild Zeitung se preocupen más por acaparar encabezados que por otras medidas verdaderamente efectivas”, afirma Dieter Oeliger, de la Coalición por el Cuidado de la Naturaleza. Por eso, lanzaron junto con la organizaciones attac, Robin Hood, la Liga Verde y otras una contracampaña llamada “¡Luces prendidas, pero correctamente!”.

Consorcios automovilísticos se involucran

Oeliger agrega: “Cada uno puede hacer mucho si dedica esos cinco minutos a transformar propósitos en realidades; por ejemplo, cambiar de empresa proveedora de electricidad, o simplemente reemplazar los focos de gran consumo por otros que ahorren energía; o escribir una carta a la canciller Angela Merkel”.

Por cada diez bombillas eléctricas de 100 watts que dejen su lugar a otras de ahorro se pueden dejar de emitir 335 kilogramos de dióxido de carbono, además de que la cuenta por consumo se reduciría hasta en 50 euros.

Las organizaciones también ven con malos ojos a algunos de los patrocinadores de la protesta de este sábado, entre los cuales se cuentan empresas como BMW, Mercedes-Benz o Porsche, cuya contribución al medio ambiente está en entredicho.

¿Apagón tras el apagón ?

Marian Rappl, vocera de la proveedora alemana de energía eléctrica RWE, advierte que un pico de demanda tras una caída pronunciada en el consumo de energía puede causar daños al sistema de distribución, y posibles cortes de suministro. «Puede almacenarse una gran cantidad de energía por la falta de consumo; si no somos capaces de compensarla, puede presentarse una situación crítica en la red dedistribución”, dice.

Asimismo, la capacidad instalada puede ser rebasada si tras una protesta de este tipo decenas de miles de personas prenden la luz al mismo tiempo, dice el profesor Hans-Jürgen Haubrich, del Instituto para las Plantas Eléctricas y Economía Energética, con sede en Aquisgrán.

Un súnito excedente de energía puede apagar a plantas generadoras de gran capacidad. Y si aunado a ello poco después crece la demanda, los generadores no serán capaces de reaccionar de manera tan rápida. Además, no sería posible apagar las plantas generadoras por un lapso tan corto como cinco minutos. Así que acciones como la de este sábado, aunque bien intencionadas, pueden ocasionar más daños que beneficios.

DW recomienda