1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

En forma

¿Cuán peligrosas son las bebidas energéticas?

Para millones de jóvenes en Europa son la bebida ideal para ir de fiesta. Pero su consumo excesivo genera taquicardia, hipertensión e incluso fallos cardiacos. La doctora Renate Oberhoffer aboga por la información.

DW: ¿A qué se debe que las bebidas energéticas se hayan puesto tan de moda entre los jóvenes?

Dr. Renate Oberhoffer: Hoy uno quiere estar siempre al máximo de concentración y rapidez. Y exactamente eso es lo que ofrece la publicidad de este tipo de bebidas.

DW: ¿Qué contienen realmente y qué es lo que provoca su efecto?

En su mayor parte se debe a la cafeína, presente en diferentes dosis, y también al azúcar o a las sustancias edulcorantes. Además, a veces contienen guaraná, taurina, vitaminas y otros ingredientes. El efecto publicitado se debe sobre todo a la cafeína. La cafeína despierta, espabila, activa el sistema cardiocirculatorio, mejora la respiración. Estos son principalmente los efectos

DW: En un estudio reciente, la Autoridad Europea para la Seguridad de los Alimentos advierte de los riesgos para la salud de estas bebidas. ¿Qué consecuencias tienen para la salud?

Las consecuencias para la salud en caso de superarse ciertas dosis son hipertensión arterial, arritmia cardiaca, taquicardia e incluso paros cardiacos repentinos. También pueden alterar la conciencia o la percepción, sobre todo en combinación con el alcohol. Ya existen entretanto los llamados “energy shots”, pequeñas cantidades pero muy concentradas que se mezclan con alcohol y cuyos efectos son en parte imprevisibles. Para colmo, el consumo de bebidas energéticas tiene un alto potencial adictivo.

DW: ¿Qué es para usted una dosis alta en el consumo de bebidas energéticas?

Hay dosis específicas para niños y jóvenes. En el caso de la cafeína es de 3 mg por kilo de peso corporal, para un adulto serían unos 300 mg. Pero hay que tener en cuenta que otros aditivos en las bebidas energéticas pueden provocar también un aumento del contenido en cafeína. Por ejemplo, el guaraná es una sustancia que contiene cafeína, y en los envases con frecuencia no se especifican las cantidades exactas

DW: Según esto, niños y jóvenes no deberían tomar bebidas energéticas. ¿Hace falta una prohibición por edad?

Soy partidaria de promover en primer lugar una campaña informativa, porque los posibles efectos nocivos para la salud de las bebidas energéticas son relativamente poco conocidos, tanto entre los jóvenes como entre los padres, médicos o profesores. Esta campaña debería llevarse a cabo sobre todo en las zonas de bares y discotecas, donde se sirven estas bebidas. Y en todas las revisiones médicas, sobre todo a los jóvenes, y también en las clases, habría que mencionar este tema.

DW: ¿Qué cantidad de estas bebidas energéticas puede tomar cada persona?

Una o dos latas no son probablemente perjudiciales para un adulto, siempre que no exista ya una dolencia cardiocirculatoria. Si este es el caso, o se tiene una presión arterial alta y se están tomando determinados medicamentos, conviene primero consultar al médico, porque puede ser peligroso. Y para niños y jóvenes hay que respetar los límites que le dije antes, es decir, 3 mg por kilo de peso corporal.

La doctora Renate Oberhoffer es vocera de la Comisión de Hipertensión Arterial en Niños y Jóvenes de la asociación Deutsche Hochdruckliga e.V. y dirige la Cátedra de Pediatría preventiva de la Universidad Técnica de Múnich.

www.gesundheit.sp.tum.de

Interview: Marita Brinkmann