1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Cultura

¿Cuán alemán es Picasso?

El pintor español Pablo Picasso es uno de los artistas más conocidos del mundo. Ahora, una exposición en el Museo Picasso, en Málaga, explora su relación, hasta ahora desconocida, con Alemania.

Lucrecia (dcha.), de Cranach el Joven (1548) y Lucrecia, de Pablo Picasso (1950).

"Lucrecia" (dcha.), de Cranach el Joven (1548) y "Lucrecia", de Pablo Picasso (1950).

El Museo Picasso de Málaga expone una nueva faceta del renombrado pintor español Pablo Picasso (1881-1973). José Lebrero Stal, su director, abre la muestra “Picasso: registros alemanes”, la primera en explorar la relación del pintor, escultor, dibujante y ceramista con este país.

Picasso, imán de turistas

El museo se inauguró en 2003 y es un imán de público en la Costa del Sol. Cerca de 400.000 visitantes lo visitan anualmente en el Palacio de Buenavista, en el barrio judío de Málaga. Un 80 por ciento de ellos son turistas extranjeros. También lo van a ver cerca de 80.000 alemanes que no solo pasan sus vacaciones en Málaga, sino que eligieron el sol y el buen clima y residen allí en forma permanente.

Picasso nunca estuvo en Alemania

El artista español nunca pisó suelo alemán, ya que París era el epicentro del arte en su época. Pero en Alemania su trabajo es admirado y seguido con gran interés. Esta exposición en Málaga se ocupa, entre otras cosas, del intercambio artístico y del desarrollo de la vanguardia artística más allá de las fronteras. Por ejemplo, de la pintura retratista, del recibimiento del cubismo por parte del público, de la influencia del primitivismo y de la búsqueda de nuevos motivos de la vida cotidiana.

Pablo Picasso.

Pablo Picasso.

Los miembros de los movimientos expresionistas alemanes de El Jinete Azul, en Múnich, o los de El Puente, de Dresde, toman como referencia a Picasso. En la exposición en el Museo Picasso de Málaga se pueden ver obras maravillosas de pintores alemanes como Ernst Ludwig Kirchner, Erich Heckel, Otto Müller o Karl Schmitt-Rottluff, que permiten descubrir un nuevo lenguaje. Entre esos pintores resalta una obra de Max Beckmann: el retrato de su amada, a quien llamaba cariñosamente “Naila” (1934), y cuyo nombre era Hildegard Melms, quien lleva una estola de visón, en el que resuena el retrato de la exmujer polaca de Picasso, Olga, a quien pintó entre 1922 y 1923.

Aun cuando Picasso no se interesaba por sus contemporáneos alemanes, sí amaba los cuadros de los maestros del renacimiento alemán. De hecho, realizó 55 estudios sobre el “Altar de Isenheim en Colmar”, de Mathias Grünewald, que conocía solo por dibujos. Cabe preguntarse por qué es el Museo Picasso en Málaga el que dedica una exposición a la relación del pintor con Alemania, y no un museo alemán. Después de todo, las obras de Picasso se vendieron y fueron estudiadas en Alemania antes que en Francia o España. Ya en 1907, el artista español fue descubierto por el galerista alemán Daniel Henry Kahnweiler en París, quien lo apoyó económicamente. Un año después, el Museo Heydt, de Wuppertal, compró la primera obra de Picasso para su colección permanente. En 1912, una exposición especial en Colonia lo homenajeó exponiendo 18 de sus pinturas. A partir de 1912, historiadores del arte como Carl Einstein se ocuparon intensivamente del cubismo de Picasso como nuevo estilo pictórico. Es por eso que Picasso pertenece, de algún modo, también a Alemania. Es de esperar que no solo los turistas en la Costa del Sol disfruten de esta muestra, y que emigre a un museo alemán para goce de los amantes del arte.

DW recomienda