1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Cruz Roja calcula en "cientos o miles" los muertos en combates en Marawi

La Cruz Roja advirtió hoy que podría haber "cientos o miles" de cadáveres de civiles en la zona de combate en la ciudad de Marawi, en el sur de Filipinas, y donde el Ejército y yihadistas luchan desde hace ya once días.

"En los próximos días esperamos recuperar cientos o incluso miles de cuerpos" de los barrios centrales de Marawi, donde la línea del frente apenas se ha movido a pesar de los continuos bombardeos del Ejército sobre las posiciones del Grupo Maute, declaró este viernes (2.06.2017) el vicedirector de la Cruz Roja Internacional en el país, Martin Thalmann.

Thalmann, que se encuentra en esta ciudad sitiada para dirigir las operaciones de asistencia de la ONG, reveló que ha comenzado una operación para recuperar cadáveres de algunas de las zonas ya ocupadas por el Ejército pero cuyo acceso sigue siendo peligroso debido a la presencia de francotiradores enemigos.

El portavoz de la 1ª División de Infantería, el teniente coronel Jo-ar Herrera, aseguró en Marawi que los trabajos de recuperación se llevarán a cabo en las zonas ya "despejadas" de terroristas por los soldados.

El Ejército calcula en más de 2.000 el número de civiles atrapados desde el martes de la semana pasada en las zonas de combate controladas por ambos bandos en la capital de la provincia de Lanao del Sur, en el Mindanao musulmán.

Según el último recuento oficial, que no se ha actualizado desde ayer, han muerto ya 174 personas: 120 yihadistas, 36 soldados y policías, y solo 19 civiles, estos últimos asesinados por los miembros de Maute, según las Fuerzas Armadas.

Yihadistas lanzaron ofensiva

Según los militares, el avance más destacado de los últimos es haber arrebatado a los rebeldes los tres puentes del río Agus, aunque este sigue trazando la franja que separa a los frentes de ambos bandos, por lo que el conflicto podría prolongarse semanas.

La crisis de Marawi comenzó el día 23 de mayo, cuando los yihadistas lanzaron una ofensiva en la que prendieron fuego a la comisaría, a un colegio, a una cárcel y a una iglesia, además de sembrar el terror recorriendo las calles a bordo de vehículos con banderas del Estado Islámico.

El EI ha reclamado sin aportar pruebas la acción del Grupo Maute, que según el Ejército protege en la ciudad a un destacado terrorista, Isnilon Hapilon, por cuya cabeza Estados Unidos ofrece 5 millones de dólares (4,55 millones de euros).

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, declaró la ley marcial en toda la isla de Mindanao tras el inicio de los combates.

CP (efe, rtr)

DW recomienda