1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Crisis financiera: "El G-8 ya no tiene sentido"

Todo apunta a que de la presente crisis financiera los países en desarrollo saldrán recolocados. El debate sobre el nuevo reparto de roles está en marcha y DW-WORLD consultó a Matthias Busse, experto en economía mundial.

default

"A veces las crisis externas aceleran los procesos de cambio".

“China, Brasil, India y Rusia han de sentarse en la mesa en la que se toman las decisiones. Estos países tienen que asumir responsabilidades en los foros internacionales”, opinó el ministro alemán de Exteriroes, Frank-Walter Steinmeier, en una entrevista a la Deutsche Welle.

Sin embargo, la responsabilidad no es gratuita, advirtió desde Sao Paulo, donde el pasado fin de semana la clase política se reunía de nuevo al calor de la crisis financiera, Jörg Asmussen, el jefe de la delegación alemana. “La Unión Europea opina que quien quiera más poder de decisión tendrá que aportar más”, dijo al diario O Globo.

Sobre el precio del nuevo guión habló DW-WORLD con Matthias Busse, director del departamento internacional en el Instituto de Economía Mundial de Hamburgo (HWWI).

En la actual situación, con la crisis financiera golpeando los mercados, ¿tienen sentido exigencias como la de Asmussen?

La exigencia no puede entenderse al margen de los cambios que se están produciendo en la economía mundial. Hasta ahora, los países industrializados habían dominado económica y políticamente no sólo los mercados, sino también organismos como el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y demás.

Ahora los países en vías de desarrollo exigen más poder de decisión, pero al mismo tiempo están dispuestos sólo de forma limitada a asumir las consecuencias financieras que ello conlleva, y esto genera una situación de conflicto.

Yo creo que hay algo de verdad en que quien quiere opinar debe hacer la aportación correspondiente. Pero no por ello la exigencia deja de ser curiosa, teniendo en cuenta que el capital chino lleva años sirviendo a que se mantenga el nivel del consumo estadounidense.

¿En qué medida?

La mayor parte del dinero que generan las exportaciones chinas no se invierte en China, sino en los mercados de capital. Los chinos han comprado, por ejemplo, gran cantidad de T-Bills y T-Bonds estadounidenses [bonos del tesoro público] y con ello han contribuido a cofinanciar el déficit el Estado y del consumo, lo que ya es una aportación a la marcha de la economía global que, además, ahora les está haciendo perder mucho dinero.

Sin embargo, al FMI o al BM los chinos contribuyen poco. Pero quizás lo que dice Asmussen no vaya tanto en esa dirección como hacia el hecho de que los países en desarrollo deberían fomentar sus economías internas, invirtiendo en programas de refuerzo de la coyuntura. Eso aliviaría a los países industrializados al evitar una contracción de la demanda mundial y servir a nuestras exportaciones. Si se refiere es a esto último, lo que dice tiene sentido. Si está pidiendo más dinero para los organismos internacionales, me parece una demanda dudosa.

¿Ha de reducirse siempre todo al dinero? ¿No se puede exigir otro tipo de colaboración que no vaya unida a un aumento de lo que se paga, en caso de que un país en desarrollo no pueda permitírselo?

En la economía mundial las acciones sólo generan resultados si van acompañadas de dinero. Las palabras solas sirven de poco, y mucho menos en la actual situación.

Yo tengo la sensación de que algunos países en desarrollo están haciendo mucho, y otros no tanto. Los chinos están siendo muy prudentes, los brasileños más activos y demandando más participación… depende del país, de su situación y de su pasado histórico.

“Las viejas constelaciones de poder están desapareciendo”, ¡siga leyendo!

DW recomienda