1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Crisis en Egipto: vicepresidente renuncia por baño de sangre

El Nobel de la Paz Mohamed El Baradei presentó su dimisión al presidente Adli Mansur, pues discrepa con la forma en que se ha manejado la crisis.

Mohamed El Baradei, uno de los hombres más respetados de Egipto, uno que los manifestantes opositores a Mohamed Mursi pedían a gritos en sus protestas para que liderara el país, fue nombrado vicepresidente tras el Golpe de Estado que derrocó al mandatario islamista el pasado 3 de julio. Y este miércoles (13.08.2013) presentó su renuncia.

¿La razón? “He presentado mi dimisión porque no puedo asumir la responsabilidad de decisiones con las que no estoy de acuerdo”, dijo según la red de televisión Al Arabiya. El Baradei, Premio Nobel de la Paz, se refiere a los graves incidentes ocurridos en El Cairo tras el desalojo de los campamentos de los Hermanos Musulmanes, que han dejado un centenar de personas muertas y miles de heridos.

El Baradei afirmó que la policía no debería haber desalojado violentamente los campamentos de los seguidores de Mohamed Mursi, porque aún no se habían agotado todas las alternativas pacíficas. “Lamentablemente, de lo ocurrido hoy se beneficiarán aquellos que llaman a la violencia y el terror”, expresó el político en su carta de renuncia entregada al presidente Adli Mansur.

Cientos de muertos

“Como usted sabe, yo consideré que había formas pacíficas de terminar con estos enfrentamientos en la sociedad. Estas fueron soluciones propuestas y aceptables para iniciar un proceso que nos habría llevado a un consenso nacional”, agregó El Baradei, quien se convirtió en la primera baja del régimen como consecuencia del violento choque con los islamistas leales a Mursi.

Baradei, que cumplía además labores de enlace entre las autoridades y el extranjero, añadió que “se me hace difícil seguir soportando la responsabilidad de decisiones que no comparto y cuyas consecuencias temo. No puedo soportar la responsabilidad de una sola gota de sangre”. El miedo a una guerra civil es un tema latente en la convulsionada sociedad egipcia.

De acuerdo a datos oficiales entregados por el Ministerio de Sanidad, en los enfrentamientos en todo Egipto han muerto 149 personas y 1.403 han resultado heridas, aunque las autoridades dicen que la mayoría de las víctimas no se produjo en el desalojo de los campamentos en El Cairo, sino en Ciudad Naser, donde murieron 36 personas, y en Giza, donde 12 perdieron la vida.

DZC (dpa, Reuters, Europa Press)

DW recomienda