1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Crisis económica hace tambalear el mercado laboral

El mercado de trabajo alemán se tambalea, pero no cae. El usual aumento del empleo en primavera no se registró este año, pero el número de desempleados permaneció por lo menos estable.

default

El número de desempleados en Alemania fue en abril de 3,59 millones, tal como informó el jueves (30.4.) la Agencia Federal del Trabajo, con sede en Núremberg. Son 171.000 parados más que hace un año, pero mil menos que hace un mes. Nadie sabe cómo se desarrollará el empleo en Alemania en los próximos tiempos.

La tasa de desocupación permanece por ahora estable en 8,6 por ciento con respecto al mes anterior. Hace un año, era del 8,1 por ciento. Normalmente, el mercado laboral se recupera claramente en primavera, debido a que comienzan muchas actividades que en invierno no se pueden realizar, por ejemplo en la industria de la construcción.

La economía alemana se encuentra en medio de una profunda recesión. Según las estimaciones de varios institutos económicos, que comparte también el Gobierno alemán, el producto interno bruto caerá un seis por ciento este año. Esa caída tendrá graves consecuencias para el mercado laboral. Si bien la demanda interna no se ha resentido mucho hasta ahora, como Alemania depende en alto grado de las exportaciones, el colapso de la demanda externa tiene consecuencias devastadoras.


Expectativas divergentes


Los institutos de economía están esta vez excepcionalmente todos de acuerdo y no cuentan con una recuperación en 2010, a contrapelo de las expectativas en la industria, que según un reciente sondeo, es algo más optimista. Tanto los institutos como el Gobierno alemán temen que este año al número de parados se agreguen unos 450.000 y que el desempleo alcance, en promedio anual, a 3,7 millones.


La cifra es alarmante y despierta temores. Tanto que el presidente federal, Horst Köhler, le creyó necesario recientemente salirle al paso a advertencias en ese sentido, diciendo que la crisis, si bien seria, está en Alemania bajo control y que se habían tomado las medidas adecuadas para hacerle frente.


Subsidios y déficit presupuestario


En todo caso, el Gobierno quiere conservar en medio de los embates de la crisis el mayor número posible de puestos de trabajo. El mismo interés tienen las empresas, pues en casos de despidos masivos, una vez que pase la crisis tendrían escasez de mano de obra cualificada.


Un instrumento empleado en el país para evitar esa situación es el subsidio al horario de trabajo reducido: el personal trabaja menos horas, la empresa paga menos sueldos y el Seguro de Desempleo resarce a los afectados el 60 por ciento de la reducción de sus ingresos. En el caso de padres, el subsidio llega incluso al 67 por ciento. Además el Estado continúa aportando a la Seguridad Social gran parte de las contribuciones. El periodo de cobro de ese subsidio fue prolongado en diciembre de 12 a 18 meses. Se cuenta con que próximamente se pague incluso durante dos años.


Esos subsidios le cuestan al erario considerables sumas. La Oficina Federal del Trabajo cuenta este año con un déficit de 14.000 millones de euros. Las reservas que la institución ha acumulado en los años de las vacas gordas quedarían en cero en ese caso, pasando a depender para financiarse de transferencias del presupuesto federal.


Autor: Pablo Kummetz

Editora: Emilia Rojas Sasse