1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Crisis de refugiados domina visita de Tsipras a Turquía

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, mostró su pleno respaldo al ingreso de Turquía a la Unión Europea. Asimismo expresó su apoyo a la posición de Ankara en la crisis de refugiados.

Tsipras y el primer ministro turco, Ahmed Davutoglu en Ankara.

Tsipras y el primer ministro turco, Ahmed Davutoglu en Ankara.

Durante su primera visita oficial a Turquía, Tsipras se pronunció ayer miércoles (18.11.2015) a favor de que ese país ingrese a la Unión Europea y pidió apoyo adicional para que Ankara pueda hacer frente a los más de 1,5 millones de refugiados sirios que han huido al país vecino del norte.

El mandatario griego subrayó el papel clave de Turquía para resolver la crisis de los refugiados, y recordó que Grecia es el país europeo al que arriba la mayoría de ellos. No obstante, hizo hincapié en que la ola de refugiados no es solo un problema turco o griego, sino que Europa debe elaborar un plan conjunto para abordar la crisis.

Por su parte, Grecia y Turquía prometieron cooperar mutuamente, formando “grupos de trabajo bilaterales” dirigidos a resolver la crisis de refugiados. Asimismo, acordaron emprender esfuerzos conjuntos a lo largo de la costa del mar Egeo.

Una relación de beneficio mutuo

Los comentarios de Tsipras son un ejemplo de cómo la crisis de refugiados ha obligado a Turquía y Grecia, así como a Turquía y Europa a acercar posiciones, de acuerdo con Nail Alkan, miembro de la facultad de Relaciones Internacionales de la Universidad de Gazi.

“Tsipras está enviando mensajes bonitos a Turquía, porque la crisis de refugiados representa un problema gigantesco para Grecia”, dijo Alkan a DW. “Estos mensajes podrían ser el comienzo de un nuevo capítulo en las relaciones entre Turquía y la UE”, agregó.

Miles de personas han cruzado el mar Egeo de Turquía a Grecia.

Miles de personas han cruzado el mar Egeo de Turquía a Grecia.

UE no puede resolver crisis por sí sola

Alkan recuerda la reciente visita de la canciller alemana a Turquía, donde prometió acelerar el establecimiento de un sistema que permita a los ciudadanos turcos viajar sin visado a los países de la UE, así como la incorporación de Turquía a la UE. De acuerdo con el académico, Europa se ha dado cuenta de que no puede resolver la crisis por sí sola y por ello ha decidido acercar posiciones con Turquía.

Según el presidente del Centro de Estudios Económicos y de Política Exterior, Sinan Ülgen, es de vital importancia para Grecia encontrar una solución inmediata a la crisis de los refugiados. La cumbre bilateral Turquía-UE, planeada para finales de noviembre, será crucial para determinar el futuro inmediato de la relaciones entre Bruselas y Ankara.

“Para entonces, Europa tendrá que llegar a un acuerdo con Turquía en lo que respecta a esta crisis”, dijo Ülgen. “Las expectativas de Grecia al respecto también son grandes. Tsipras está tratando de proteger a su país, ya de por sí aquejado por problemas económicos, de otras crisis.”

Ülgen añade que, tras los atentados de París, han aumentado en Europa los resentimientos en contra de los refugiados y que la UE debe llegar lo antes posible a un acuerdo con Turquía sobre cómo evitar que más gente se dirija a la UE.

“La UE debe sacar bien sus cuentas”

Sin embargo, de acuerdo con el director del Centro de Investigación de Inmigración y Política de la Universidad de Haceteppe, Murat Erdogan, para alcanzar un acuerdo que satisfaga tanto a la UE como a Turquía se requerirá más que patrullajes conjuntos en el mar Egeo o el envío de dinero a Turquía para acoger a refugiados.

“Se deben emprender esfuerzos para integrar a los refugiados en los países europeos”, señaló. “Quedó claro que este problema no se resolverá solo con dinero”, añadió. “Hasta la fecha, 600.000 refugiados han cruzado exitosamente el Mar Mediterráneo. El número de los que murieron en el intento es de alrededor de 3.000. Los refugiados hacen estos cálculos cada día, sabiendo que la probabilidad de lograrlo es alta. Ellos piensan: ‘Puedo enfrentar la muerte, porque quiero una vida mejor'. También Europa debe sacar bien sus cuentas”.

DW recomienda