Crisis de Gobierno en la República Checa. ¿Crisis para toda Europa? | Europa | DW | 24.03.2009
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Crisis de Gobierno en la República Checa. ¿Crisis para toda Europa?

El Parlamento checo aprobó una moción de censura al primer ministro, Mirek Topolanek, que deberá renunciar. La crisis política podría trasladarse a toda la Unión Europea, presidida por el Gobierno de Praga.

default

El primer ministro Topolanek pronto deberá renunciar.

El primer ministro checo, Mirek Topolanek, perdió hoy una moción de censura en el Parlamento y deberá presentar su dimisión, mientras el país es el actual presidente de turno del Consejo de la Unión Europea.

La oposición de izquierda recibió la ayuda de cuatro legisladores disidentes que habían sido electos en la coalición de Topolanek, para derrocar a la coalición por la escasa mayoría de 101 votos.

Topolanek logró 96 votos de los 200 escaños de la cámara baja luego de fracasar en sus negociaciones de último momento con los diputados disidentes. No hubo abstenciones.

Este hecho complicará los esfuerzos de la República Checa para combatir la crisis económica y dará por tierra con las tratados de defensa misilística checo-estadounidense, el proyecto clave de Topolanek en materia de política exterior.

Hasta tanto el presidente checo, Vaclav Klaus, ordene la formación de gobierno el gabinete actual seguirá en el poder. Si bien el presidente crítico con la UE tiene en su poder la llave para el futuro, aún no reveló cuáles serán los pasos a seguir.

La Constitución no prevé un límite de tiempo para la formación de gabinete, de modo que Topolanek podría permanecer en el cargo hasta el 30 de junio, que es cuando finaliza la presidencia checa al Consejo de la UE. Suecia asumirá ese cargo a partir del primero de julio.

Para el 5 de abril está previsto que se celebre en Praga una cumbre entre la UE y Estados Unidos con la presencia del presidente Barack Obama, y todavía en esta semana una reunión informal con los ministros de Asuntos Exteriores de la UE en la ciudad bohemia de Hluboka nad Vlatavou.

Jiri Paroubek, presidente de los socialdemócratas y líder de la oposición, dejó en claro hoy su preferencia por un "gobierno de expertos".

Durante el debate que se produjo en la moción de censura que estuvo colmado de asuntos económicos, Paroubek le reprochó al primer ministro "su incapacidad para aliviar las consecuencias de la crisis global".

Cientos de miles de checos todavía debían padecer bajo los efectos del "capitalismo decimonónico", indicó. Topolanek mientras tanto advirtió sobre la inestabilidad política y de un posible retorno de un gobierno comunista.

El colapso del gabinete amenaza con minar la presidencia de la Unión Europea (UE) que finalizará el 30 de junio y dificultar los esfuerzos para ratificar el pacto de reforma del bloque, el Tratado de Lisboa, que de momento espera ser ratificado por el Senado conservador. Los representantes de Topolanek son en su mayoría críticos respecto de la UE.

Observadores y diplomáticos en Praga especulan que el Tratado de Lisboa podría ser rechazado por el Senado una vez que los miembros del partido de Topolanek no se sientan atados a los lineamientos partidarios.

Desde que Topolanek asumiera el cargo en enero de 2007, la coalición que estaba integrada por el ODS (Partido Cívico Democrático), demócratacristianos y verdes se apoyaba en el Parlamento en legisladores sin pertenencia partidaria, porque no disponía de mayoría propia. Con esta estructura Topolanek ya había aprobado cuatro mociones de censura.

Pero últimamente habían surgido cada vez más diferencias con los parlamentarios independientes en temas relacionados con la reforma de salud y la crisis económica.

Políticos europeos se mostraron preocupados por el desarrollo de los acontecimientos en Praga. El eurodiputado alemán Elmar Brok se manifestó "consternado" por dichos sucesos, según reporta la agencia AFP. La crisis en el Gobierno checo podría "sepultar" el proceso de reformas a nivel europeo, dijo Brok.

Daniel Cohn-Bendit, copresidente de la fracción de Los Verdes en el Parlamento Europeo, también se dijo preocupado por el futuro del Tratado de Lisboa. El proceso de ratificación de dicho documento "se debilita grandemente" con el cambio de gobierno en la República Checa, afirmó.

En cambio, la Comisión Europea manifestó confianza en que el Gobierno de la República Checa pueda seguir ejerciendo con eficacia la presidencia de la Unión Europea. El Gobierno de Praga "resolverá sus asuntos internos mientras que garantiza el funcionamiento total de la presidencia rotativa de la Unión Europea", se señala en un comunicado emitido en Bruselas.

el/dpa/reu/afp

DW recomienda