1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Crece ola de allanamientos por evasión de impuestos en Alemania

En el escándalo por evasión de impuestos por centenares de alemanes a través de un banco de Liechtenstein se produjeron este lunes más registros domiciliarios y de oficinas. Autoridades instan a entablar “autodenuncias”.

default

El lado idílico del principado europeo de Liechtenstein.

Agentes judiciales, fiscales y policiales inspeccionaron inmuebles en las ciudades de Múnich, Ulm, Stuttgart, Fráncfort y Hamburgo, según varias agencias de prensa. La fiscalía de Múnich confirmó los operativos en la ciudad bávara, mientras que una portavoz del gobierno de Berlín no descartó que se efectúen también allanamientos a sospechosos en la capital alemana. El diario muniqués Süddeutsche Zeitung dice que “la Justicia tiene previsto visitar por día entre 20 y 25 viviendas y oficinas”. El periódico cifra en “900 las órdenes de registro giradas contra 700 sospechosos de fraude fiscal”.

La ola de pesquisas dio comienzo la semana pasada con un espectacular allanamiento ante cámaras de televisión a la residencia del presidente de la empresa de correos Deutsche Post, Klaus Zumwinkel, en la ciudad de Colonia, acusado de evadir 1,4 millones de euros de impuestos. El alto ejecutivo se prestó a cooperar con la Justicia y la orden de detención fue parada, como se conoció en las últimas horas, contra el “pago de una importante parte de su deuda fiscal” a la Oficina alemana de Recaudación de Impuestos. Zumwinkel renunció, entretanto, a todos sus cargos.

¿Compró ilegalmente información el Estado alemán?

El gobierno alemán espera recaudar a través de este operativo a gran escala unos 3.400 millones de euros. El Ministerio de Finanzas alemán confirmó que las pruebas contra aproximadamente un millar de presuntos evasores fiscales alemanes fueron obtenidas a través de un informante que recibió más de cuatro millones de euros. Una operación que los abogados de Zumwinkel han calificado de “ilegal”, por lo que “la información comprada a un ladrón no tiene validez ante una corte”.

Un millonario con antecedentes judiciales insta a ser “ejemplar”

“Zumwinkel es el sospechoso más conocido, pero hay varios que deben al parecer al fisco germano sumas muy superiores”, dice, por su parte, el diario capitalino Die Welt. La sospecha de que uno de los hombres más poderosos de la economía alemana evadió impuestos por millones está dañando severamente la imagen de la clase ejecutiva alemana, ya desacreditada por las maltrechas inversiones en el mercado hipotecario estadounidense que deberán ser compensadas con dinero de los contribuyentes y el despido de empleados bancarios.

En vista de la situación, el presidente del Deutsche Bank, Josef Ackermann, instó a los altos ejecutivos alemanes a comportarse de forma ejemplar. "Todo aquel que ejerza una posición directiva tiene al mismo tiempo una función ejemplar, no solamente los altos ejecutivos", sostuvo el presidente del mayor banco germano en declaraciones que reproduce el diario amarillista Bild.

Merkel se mantiene a la reserva

La canciller alemana, Angela Merkel, planea reunirse próximamente con altos representantes de la industria para analizar las consecuencias de este escándalo. Asimismo, Merkel aprovechará la visita del jefe de gobierno de Liechtenstein, Otmar Hasler, prevista para este miércoles 20 de febrero en Berlín, para abogar por una mayor transparencia y por la introducción de reformas legales en los paraísos fiscales que dificulten la evasión impositiva.

Una “autodemanda” puede salvar a muchos de la cárcel

Por último, las autoridades fiscales alemanas han repetido el llamado a sindicados conocidos y anónimos a presentar una “autodenuncia” para evitar mayores penalizaciones y recuperar el dinero evadido. La ley alemana prevé la figura de la autodenuncia que concede exención de penas por evasión de impuestos si el contribuyente entabla una denuncia contra sí mismo, confiesa o rectifica informaciones a la Recaudación de Impuestos, y paga el monto de los impuestos que, supuestamente, quería evadir. Un “perdón” judicial sólo se concede a los ciudadanos que evadan impuestos sin hacer parte de una organización criminal.

DW recomienda