1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Costa Rica reabre frontera con Panamá

Tras el repentino endurecimiento de los controles migratorios, el gobierno costarricense ofrece visas temporales a 1.200 migrantes cubanos. El objetivo de la mayoría es llegar a Estados Unidos.

En medio de gritos de júbilo de un gran grupo de inmigrantes que tratan de llegar a Estados Unidos, Costa Rica reabrió el sábado (14.11.2015) su frontera con Panamá despejando el paso para unos 1.200 cubanos que habían quedado varados tras el repentino endurecimiento de los controles migratorios.

La agencia Associated Press (AP) eleva a 1.600 el número de inmigrantes cubanos atrapados cerca de la frontera.

Centroamérica ha sido testigo del explosivo incremento de migrantes cubanos que tratan desesperadamente de alcanzar territorio estadounidense, ante el creciente temor a que el deshielo entre Washington y La Habana acabe pronto con los derechos de asilo que disfrutan desde hace décadas.

La inesperada decisión de Costa Rica esta semana de endurecer los controles fronterizos llevó a que algunos cubanos bloquearan el paso por la Vía Interamericana durante horas hasta que las autoridades comenzaron a emitir permisos temporales, de siete días, que permitirán a algunos llegar hasta Nicaragua. Sin embargo, se desconoce si la administración del ex guerrillero Daniel Ortega, cercano aliado de la isla de gobierno comunista, permitirá el paso a los cubanos tras haber rechazado el viernes a un centenar de deportados desde la capital costarricense.

Situación extraordinaria

“Estamos enfrentando una situación extraordinaria”, dijo a Reuters la subdirectora de migración Gladys Jiménez. Y agregó: “Estamos a la espera de que Nicaragua reciba estas personas que van ahora con visa y que puedan continuar su tránsito normal”.

Desde que en 1994 Washington implementó la llamada política “pie seco, pie mojado”, los cubanos que lleguen a suelo estadounidense por tierra pueden legalizar su situación, mientras que los que sean atrapados en el mar serán deportados. Ahora, muchos creen que tras el apretón de manos en abril entre el presidente cubano, Raúl Castro, y su homólogo estadounidense, Barack Obama, el tiempo se acaba.

De acuerdo a la Oficina de Aduanas y Fronteras de Estados Unidos, casi 27.300 cubanos entraron a ese país al cierre del año fiscal en septiembre de 2015, lo que supone un aumento del 78 por ciento respecto al 2014. De ellos, casi el 70 por ciento lo hizo a través del puesto fronterizo de Laredo, en Texas, mientras que solo 7.167 cubanos atravesaron exitosamente el estrecho para llegar a las costas de Miami.

JC (Reuters, AP)




DW recomienda