1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Los campeones mundiales

Costa Rica: la sorpresa es ahora épica

Una selección centroamericana que llegó a Brasil a “disfrutar la experiencia” ahora hace parte del selecto grupo de los mejores ocho equipos del mundo. Costa Rica venció a Grecia y está en cuartos de final del Mundial.

El partido de octavos de final del Mundial entre Costa Rica y Grecia ofreció todos los elementos que caracterizan el espíritu del multitudinario evento deportivo que hospeda Brasil: drama, entrega, lucha, llanto de tristeza y de alegría. Allí donde el fútbol escaseó, afloraron las emociones. Al final la victoria, desde la definición por penaltis, le correspondió a la selección latinoamericana.

Sufrimiento colectivo

El partido tuvo cuatro tiempos y cinco fases diferentes. En los primeros 45 minutos la iniciativa la asumió Costa Rica mientras Grecia se dedicaba a esperar. El tránsito del juego se transformó en un sufrimiento para todos los involucrados: los centroamericanos desesperados en el intento de controlar el partido; los griegos empeñados en serles fieles a su filosofía futbolística de no permitirle jugar al rival, y tampoco hacerlo ellos mismos; los espectadores presenciando a dos equipos que se mantenían lejos del arco enemigo y ofrecían un espectáculo que escasamente les hizo despertar en una oportunidad, en el minuto 37, cuando el héroe de la noche, el portero “tico” Keylor Navas, salvó a su equipo del primer ataque peligroso de los europeos.

En el segundo tiempo, cuando todos preveían que la historia de la primera parte se repetiría, el gol de Costa Rica, anotado por Bryan Ruiz en el minuto 52, sería el punto de partida de la mejor parte del juego. A partir de entonces ambos equipos se atrevieron a atacarse. Los centroamericanos, animados por la ventaja, los griegos, apurados por espantar el fantasma de la eliminación del Mundial.

Esta atractiva fase del partido no alcanzaría ni siquiera un cuarto de hora de vida. En el minuto 66 la expulsión de Óscar Duarte dejaría a Costa Rica con tan solo diez hombres en el campo. Los “ticos” entregaron definitivamente el partido a Grecia con la esperanza de salvar el resultado final, lo cual estuvieron a punto de lograr.

En el minuto 90, sin embargo, cuando todo parecía estar finiquitado a favor de Costa Rica, el defensor central del Dortmund, Sokratis, consiguió el empate y le imprimiría una nueva dinámica al partido, que se fue a la extensión de 120 minutos. En esta, la cuarta fase del tercer cruce de los octavos de final del Mundial de Brasil, ambos equipos, pese al evidente agotamiento físico que mermaba su capacidad, se lanzaron en busca de la victoria. Grecia con la ventaja de un hombre más estuvo cerca en varias ocasiones de inclinar la balanza a su favor y por primera vez conseguir un cupo a los cuartos de final del Mundial.

Pese a todo, el minuto 120 llegó sin conocer un ganador y al sonar el pitazo final se corrió el telón para la quinta escena del partido, la definitiva, la de la tanda de penaltis.

Héroe de principio a fin

El gran momento del principal protagonista del partido había llegado. En Costa Rica, le agradecerán por siempre a Bryan Ruiz por haber anotado el gol que puso en ventaja a su país sobre Grecia, al igual que a los otros jugadores que convirtieron sus penaltis en la serie decisiva (el propio Ruiz, Celso Borges, Giancarlo González, Joel Campbell y Michael Umaña), pero la estatua como héroe nacional se la erigirán a otro, al arquero Keylor Navas.

A lo largo del partido Navas salvó a Costa Rica en siete oportunidades de un gol en contra casi seguro. Con los pies, con las manos, con las rodillas, con los brazos... El arquero utilizó todo su cuerpo para impedir la derrota, y a la serie de los penaltis llegó con una ventaja estadística: él detiene dos de cada 10 lanzamientos que le disparan desde los 11 pasos.

Y eso fue lo que hizo en el cuarto cobro griego por parte del exgoleador de la Bundesliga Theofanis Gekas. Con ese penalti completó su atajada salvadora número ocho en el partido de octavos de final del Mundial de Brasil. Gracias a Keylor Navas, Costa Rica es uno de los mejores ocho equipos del fútbol internacional de selecciones. Así, ese grupo que fue a Brasil a “disfrutar la experiencia”, como contó Junior Diaz en entrevista exclusiva con DW, dejó de ser el equipo sorpresa y pasó a ser una selección épica, cuyo siguiente partido lo jugará contra Holanda.

DW recomienda