1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ecología

Corrupción encarece agua en países pobres más que en Berlín

La corrupción en la exploración, distribución y manejo del agua es un peligro mundial subestimado para el desarrollo sostenible, dice Transparencia Internacional en Reporte 2008 sobre Corrupción, publicado en Berlín.

default

Una mujer iraquí carga agua del Nader, en la ciudad de Hillah.

Es la primera vez que un reporte de transparencia establece y analiza las relaciones entre corrupción y la carencia de alimentos. La corrupción en el sector del agua es la razón y el detonante de una crisis del agua que amenaza a miles de millones de personas acentuando además, los daños ecológicos.

“El agua es una materia prima irremplazable y vital para nuestra salud, la seguridad de los alimentos, energía y sistema ecológico. Pero la administración y el uso del agua están envenenados por la corrupción”, dice Huguette Labelle, directora de Transparencia Internacional.

Corrupción en sector hídrico impide defensa del Medio Ambiente

La corrupción ha penetrado ya los más diferentes del sector hídrico. Criminalidad en el suministro de agua, malversación de fondos para la construcción de regadíos y plantas de generación de energía en conexión con licitaciones, el encubrimiento de la contaminación industrial de aguas y el fraude en la administración y distribución de las mismas.

Para Labelle “la influencia de la corrupción en el sector del agua es un problema estructural”. Un problema que hasta ahora, dicho sea de paso, no ha sido tenido en cuenta seriamente como un factor que obstaculiza las iniciativas mundiales a favor del Medio Ambiente, el desarrollo, la consecución de alimentos y la generación de energía.

Más de mil millones de personas carecen de acceso libre y seguro al agua. Pero eso no es todo, más de 2 mil millones viven en malas condiciones sanitarias. Las consecuencias que esta situación tiene en el desarrollo y la lucha contra la pobreza son desastrosas.

Los pobres son los más afectados

Cuando hay corrupción de por medio, los precios de la conexión de la casa al acueducto municipal se incrementan en un 30%, dice Transparencia Internacional, la cual advierte que así el precio para alcanzar la séptima meta del Milenio en el sector de agua y su tratamiento sube en 48 mil millones de dólares.

En cada eslabón del suministro y la evacuación de aguas residuales se presentan casos de corrupción: desde la planificación y financiación de la construcción de plantas, hasta en el funcionamiento y mantenimiento de redes de agua desaparecen dineros de las inversiones, lo que hace subir los precios en detrimento del suministro de agua.

Una de las consecuencias concretas de la corrupción en el manejo comunal de las aguas es que una familia en Lima, Yakarta, Nairobi o Manila tiene costos más altos que una en Berlín, Nueva York, Londres o Roma, revela el Reporte de Transparencia Internacional

Los ricos también son corruptos

Pero no es que la corrupción sea de dominio exclusivo del llamado Tercer Mundo. También en las naciones industrializadas ocurre que las licitaciones por contratos con agua han sido viciadas por la corrupción, como ha sucedido en la ciudad francesa de Grenoble, la italiana Milán y la estadounidense Nueva Orleans.

En Suecia se han conocido casos de acuerdo ilegal de precios en la construcción de infraestructura de suministro de agua. En Chicago fueron malversados fondos para campañas políticas, por ejemplo.

El papel de las multinacionales

Sobre las empresas internacionales que trabajan o ganan su dinero con el comercio del agua como producto, recae una especial responsabilidad. Entre ellas se cuentan las constructoras de infraestructura que deberían mejorar la elección de las empresas locales con las que trabajan, además de implementar, decididamente, los programas internacionales contra la corrupción.

Evitar la corrupción es mejor que combatirla

Gabriele C. Klug, miembro de la dirección del capítulo alemán de Transparencia Internacional, desarrolló instrumentos útiles para la prevención de la corrupción que pueden ser más eficaces que la lucha misma contra dicho mal.

Las condiciones desventajosas en el sector del agua sólo perduran porque los más afectados que son, sobre todo los pobres y las futuras generaciones, no tienen posibilidades de ejercer la más mínima influencia. Aún así, el actual Reporte sobre Corrupción muestra vías claras para combatirla.

Una de las principales divisas es la transparencia y la participación, por ello Klug recomienda que los planos de financiación sean transparentes, que haya estructuras que fomenten la participación abierta en concursos de licitación pública, que la contaminación de aguas se haga pública y que tengan lugar audiencias públicas cuando de proyectos y acceso a contratos se trate.

Sin corrupción si es posible

El fortalecimiento de las agencias oficiales de vigilancia es, igualmente, un punto importante en la lucha contra la corrupción, así como la garantía de que haya un concurso justo y diáfano que, a su vez, permita la puesta en marcha y realización responsable de todos los proyectos.

DW recomienda