Corea del Norte: ¿Rumbo al suicidio colectivo? | El Mundo | DW | 08.03.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Corea del Norte: ¿Rumbo al suicidio colectivo?

A las amenazas de Corea del Norte le seguirán acciones militares, eso cree Christoph Pohlmann, director de la Fundación alemana Friedrich-Ebert en Seúl. ¿Qué significa esto para la región?

Deutsche Welle: Norcorea no para de amenazar: primero el anuncio de ejecutar más pruebas nucleares, luego la amenaza de emprender una guerra atómica contra Estados Unidos y ahora cancela el armisticio con Corea del Sur. ¿A dónde puede llegar esto?


Christoph Pohlmann: Como Corea del Norte no solo puede anunciar ataques sin perder su credibilidad, es de concluir que emprenderá acciones militares.

¿Y cómo?

Ejecutando más pruebas con armas atómicas, pero también provocando con maniobras por tierra o mar. Puede ser que dirija disparos contra algunas de las islas de Corea del Sur, a lo largo de la zona de demarcación entre norte y sur.

¿Puede ahora estallar una guerra nuclear entre ambas Coreas?

Norcorea tiene que saber que cualquier acción contra Surcorea, provocará un ataque de respuesta de Estados Unidos contra su territorio. Eso sería un suicidio. Y Norcorea no está interesada en ello, creen los observadores.

¿No cree usted que se ha llegado al punto de “no retorno”, como afirma Corea del Norte?

No. Y eso a pesar de que el diálogo está roto y se pueden venir operativos militares de parte y parte. No considero un escenario real que Norcorea extinga a Seúl con un bombardeo atómico.

¿Qué tan efectivas son las sanciones aprobadas recientemente por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas prohibiendo la exportación de artículos de lujo a Corea del Norte?

A eso se agrega el control de cuentas ilegales de diplomáticos norcoreanos en bancos internacionales y de los transportes de carga que entran a Corea del Norte. Eso afecta las actividades de quienes ejecutan negocios en nombre de Norcorea. Así que estas sanciones son significativas, de lo contrario la reacción no hubiera sido tan enconada. La aplicación efectiva de las sanciones depende ahora de China, el país del cual depende el 70 por ciento de las transacciones comerciales de Corea del Norte.

¿Ha perdido Pekín definitivamente la paciencia con su aliado del norte?

No del todo. Algunos sectores en China quieren mantener a Corea del Norte como una franja de protección contra Estados Unidos. Pero la desconfianza hacia Norcorea crece en China, por lo que los chinos le quieren hacer entender a Kim Jong Un que ya ha ido demasiado lejos.

¿Cómo romper el círculo vicioso de acción y reacción en el conflicto intracoreano?

Por ahora domina la lógica militar. Estados Unidos realizará en los próximos días una gran operación militar para no aparecer como el débil. Corea del Norte hará entonces lo propio. El riesgo de que las provocaciones lleven, en efecto, a un punto de no retorno es grande. Es la hora de que EE.UU. y China, juntos, le hagan saber, en secreto o en público, a Corea del Norte que su actual postura es errónea.

Autor: Esther Felden / José Ospina-Valencia

Editora: Emilia Rojas