Corea del Norte anula invitación a diplomático de EE.UU. | El Mundo | DW | 30.08.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Corea del Norte anula invitación a diplomático de EE.UU.

Robert King visitaría Pyongyang para hablar sobre un ciudadano estadounidense detenido en Norcorea, pero la misión sufrió inesperado traspié.

Corea del Norte ha cancelado su invitación a un enviado de Estados Unidos, quien debía intentar conseguir la liberación de un ciudadanos estadounidense prisionero en el país asiático, informó este viernes (30.08.2013) el Departamento de Estado por medio de un comunicado leído por su portavoz, Marie Harf.

La información del viaje del diplomático Robert King había despertado la esperanza de que Kenneth Bae, un estadounidense de 44 años que está detenido en Corea del Norte desde noviembre, pudiera ser liberado. Sin embargo, la sorpresiva decisión del régimen de Kim Jong-un parece echar por tierra esa posibilidad.

El viaje de King, que incluía pasos por Japón y Corea del Sur, estipulaba una estadía de dos jornadas en Corea del Norte, en lo que era visto como un acercamiento inicial entre Washington y Pyongyang. La portavoz Harf explicó que la visita fue cancelada y este sábado (31.08.2013) King viajará de regreso a Estados Unidos.

“Sorprendidos y decepcionados”

“Estamos sorprendidos y decepcionados por la decisión de Corea del Norte”, dijo la vocera, que además aseguró que Washington había preguntado al régimen de Kim Jong-Un por esta decisión, pues “estamos realmente preocupados por la salud del señor Bae y seguimos pidiendo a las autoridades de la DPRK que garanticen una amnistía especial para él por razones humanitarias”.

Bae, un operador turístico coreano-estadounidense, fue arrestado en noviembre de 2012 cuando ingresó a Norcorea por la ciudad portuaria de Rason. El régimen comunista prohíbe el proselitismo religioso, y acusó a Bae de ser un cristiano evangelista que portaba “material peligroso”, por lo que fue sentenciado a 15 años de trabajo forzoso.

Pyongyang asegura que no ha usado la sentencia de Bae como una forma de negociar, y dice que espera cambios políticos por parte de Estados Unidos, no diplomáticos, para asegurar la libertad de Bae. El enviado especial Robert King participó en un acuerdo alcanzado por EE.UU y Corea del Norte en febrero de 2012, mediante el cual Washington se comprometía a enviar asistencia alimentaria al régimen comunista. Esta ayuda fue suspendida luego que Pyongyang lanzara un misil en abril de 2012.

DZC (AFP, Reuters)