1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Copiloto de Germanwings ocultó baja médica

El giro que ha dado la investigación sobre el avión de Germanwings siniestrado en los Alpes franceses abrió el debate sobre las medidas de seguridad de las compañías aéreas y sobre las pruebas realizadas a los pilotos.

Los investigadores se incautaron de documentos médicos que reflejan una enfermedad y su correspondiente tratamiento.

Los investigadores se incautaron de "documentos médicos" que reflejan "una enfermedad y su correspondiente tratamiento".

El copiloto de Germanwings acusado de estrellar a propósito su avión el martes estaba de baja médica el día del accidente y lo ocultó a la empresa y a sus compañeros. Los investigadores se incautaron de "documentos médicos" que reflejan "una enfermedad y su correspondiente tratamiento" al registrar el jueves (26.03.2015) las casas del copiloto en Düsseldorf y Montabaur, en el oeste de Alemania, confirmó la fiscalía de Düsseldorf. Las órdenes de baja eran actuales y cubrían también el martes en que se produjo el accidente. Algunas aparecieron rotas, lo que "apoya la suposición preliminar de que el fallecido ocultó su enfermedad a la empresa y a su entorno laboral", añadió la fiscalía.

DW recomienda

¿Aclaración definitiva?

La noticia añadió un nuevo misterio a la búsqueda de los motivos por los que el joven de 27 años pudo encerrarse en la cabina aprovechando la salida del piloto y estrellar el Airbus que volaba de Barcelona a Düsseldorf con 150 personas a bordo, la mayoría alemanes y españoles. Germanwings reaccionó asegurando que el copiloto no entregó tal certificado de baja por enfermedad a la empresa el día del siniestro. Los investigadores no aclararon de qué enfermedad se trataba, pero los agentes que realizaron los registros buscaban pruebas de posibles problemas psíquicos.

Tras la revelación, diversos medios aseguraron que el copiloto había acudido a la Clínica Universitaria de Düsseldorf por una depresión. El centro lo negó, aunque confirmó haberlo tratado desde febrero hasta el 10 de marzo sin especificar las causas. Al mismo tiempo, los investigadores confirmaron que en las viviendas del copiloto no apareció ninguna carta de despedida ni escrito vinculado al accidente, como tampoco "indicios de un trasfondo político o religioso para lo ocurrido". La aclaración definitiva, sin embargo, podría demorarse: la fiscalía de Düsseldorf aclaró que necesitará "varios días" para llevar a cabo interrogatorios y para analizar el material registrado en las casas del copiloto.

Medidas de seguridad

El giro que dio la investigación el jueves cuando la fiscalía francesa hizo pública la hipótesis sobre el copiloto abrió el debate sobre las medidas de seguridad de las compañías aéreas y sobre las pruebas realizadas a los pilotos. El sindicato alemán de pilotos VC defendió el sistema actual de pruebas. "Por supuesto hay indicios de que aquí se trató de un hombre con una enfermedad psíquica", dijo el portavoz Jörg Handwerg. "Pero no se puede hacer un test psicológico a cada piloto antes de cada actuación".

El caso sí trajo una primera consecuencia concreta en las aerolíneas alemanas, que decidieron adoptar la norma que exige que haya dos personas en la cabina y evitar así que un único piloto pueda encerrarse y asumir el control en solitario del avión, como hizo al parecer el copiloto de Germanwings. La Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) emitió también una "recomendación provisional" en este sentido a las autoridades nacionales de aviación y a las aerolíneas. El grupo franco-holandés Air France-KLM anunció inmediatamente que pondrá en marcha "lo antes posible" tal recomendación. La norma se aplicaba ya de forma regular en vuelos intercontinentales o en otros países como Estados Unidos, pero por ahora no de forma generalizada en el espacio aéreo europeo.

Atención a familiares y rescate de los restos

Mientras avanzaba la investigación, los familiares de las 50 víctimas españoles y de las 75 alemanas centraron la atención de sendos gobiernos. El español anunció que celebrará un homenaje para recordar a los fallecidos, aunque consideró "un poco prematuro" fijar una fecha y consideró que la prioridad actual es reforzar la atención a los familiares. "Queremos que los familiares, estén donde estén, tengan una atención personalizada y especializada", señaló la vicepresidenta del gobierno en Madrid, Soraya Sáenz de Santamaría. Las familias de las víctimas españolas, por su parte, pidieron a los medios de comunicación que no utilicen las fotografías de los perfiles de las redes sociales de los fallecidos para proteger su intimidad.

El presidente alemán, Joachim Gauck, viajó a la ciudad de Haltern, de donde provenía un grupo de 16 estudiantes de intercambio y dos profesoras fallecidos en el avión, para apoyar a los familiares y asistir a un oficio religioso en memoria de las víctimas. "Me senté en el medio y pude oír los sollozos de los niños y familiares", declaró el pastor protestante tras la misa.

Entretanto, muchos de los familiares viajaron a Seyne-les-Alpes, la localidad alpina francesa cerca de la cual avanza la búsqueda y recuperación de restos de las víctimas. La Gendarmería, responsable de las pesquisas, elevó el ritmo de recuperación de muestras humanas, una labor que se desarrolla en paralelo a la búsqueda de la segunda caja negra. "Hasta ahora no recuperamos ningún cuerpo completo", señaló un miembro del operativo.

RML (dpa, efe, dradio)