Copa Alemana: para chicos y grandes | Deportes | DW | 01.03.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

Copa Alemana: para chicos y grandes

Dos equipos chicos (Duisburgo y Cottbus) abren hoy la primera semifinal de la Copa Alemana. El miércoles, en su segunda parte, se enfrentarán dos grandes (Bayern y Schalke). Pase lo que pase la final, será muy desigual.

default

El Bayern Múnich celebra en mayo de 2010 la conquista de dos campeonatos: la Copa Alemana (centro) y la Bundesliga.

El duelo por el título de la Copa Alemana del próximo 21 de mayo en el Estadio Olímpico de Berlín recordará –eso es seguro- la lucha entre “David y Goliat”; un club de mitad de tabla de la segunda división (Duisburgo 6°, Cottbus 7°) retará a uno que tradicionalmente –aunque esta temporada no sea así- pelea por ser campeón de la Bundesliga y en cuyas plantillas se encuentran estrellas internacionales de gran renombre como Bastian Schweinsteiger, Mario Gómez, Franck Ribéry, Thomas Müller y Arjen Robben (Bayern) o Raúl, Manuel Neuer, Jefferson Farfán, José Jurado, Klaas-Jan Hutelaar y Christoph Metzelder (Schalke).

Chico contra Chico

Logo Energie Cottbus Fußball-Bundesliga

Logo Energie Cottbus

El azar del sorteo quiso que los pequeños se enfrentaran entre sí, lo cual en principio le abrió la puerta a un equipo chico para seguir en competencia hasta la final en vez de, como es usual, convertirlos en animadores de la Copa Alemana, un torneo en el que repetidamente propinan sorpresas eliminando a fuertes competidores de la primera división, pero en el que, también repetidamente, se quedan en el camino que conduce al mítico Estadio Olímpico de Berlín, donde se decide al ganador del trofeo más prestigioso del país después del de la Bundesliga.

El Duisburgo, que ya en tres ocasiones (1966, 1975 y 1998) ha disputado la final sin haberla ganado en ninguna ocasión (en dos ocasiones cayendo ante el Bayern Múnich pese a haber ido primero en ventaja; una tercera fue derrotado por el Fráncfort), consiguió su paso a la semifinal dejando en el camino al Colonia y al Kaiserslautern, ambos equipos de la primera división, en partidos en los que ejerció un dominio absoluto sobre sus rivales. Las “cebras”, como se conoce en Alemania al equipo de la camiseta a rayas azules y blancas, tienen nuevamente la oportunidad de disputar la Copa Alemana en Berlín, por cuarta vez, si no se repite la historia de 1978 y 1991 cuando su ruta se truncó en la semifinal.

2. Bundesliga Energie Cottbus vs Duisburg 2010

Escena del partido Cottbus-Duisburg, noviembre de 2010.

Por su parte el Cottbus, un club que con su exitosa campaña en la presente Copa Alemana ha registrado ingresos cercanos a los cuatro millones de euro (un tercio de su presupuesto regular anual), eliminó a tres equipos de la primera división (Friburgo, Wolfsburgo y Hoffenheim) para alcanzar el honor de aspirar hoy a disputar la final. Sea cual sea el ganador de este partido, por primera vez desde el 2004 un equipo de la segunda división alcanzará la última parada del torneo en la capital del país.

Los grandes entre sí

Fussball Champions League Schalke 04 Valencia

Raúl (centro) festeja uno de sus goles en el Schalke 04.

Un partido entre el Bayern Múnich y el Schalke es siempre un clásico, de hecho de no haber sido por la suerte, ésa era la final que todos anticipaban en Berlín, pero que esta vez se da en la instancia previa. Lo que sí nunca se había visto era que para esos dos gigantes el llegar al Estadio Olímpico fuera una tabla de salvación a una temporada local amarga y llena de frustraciones.

Tanto para el Schalke (desde muy temprano en el torneo) como para el Bayern (desde hace tiempo lejano pero definitivamente inalcanzable luego de la derrota 3-1 ante el Dortmund el pasado fin de semana) el título de la Bundesliga es un imposible. Por ello el premio de consolación a nivel local (pues internacionalmente ambos siguen vivos en la Champions League y mantienen válidas sus aspiraciones a ganar el trofeo europeo) es la Copa Alemana; por eso es previsible que el duelo del miércoles en el estadio Allianz Arena en Múnich será, sin oficialmente serlo, una final.

Otro aliciente es que ambos equipos podrían rescatar por esa vía la participación en un torneo internacional la próxima temporada, algo muy importante para sus finanzas, ya que el campeón de la Copa Alemana se clasifica automáticamente para la Liga de Europa, una competencia a la que el Schalke, como están las cosas en la tabla de la Bundesliga, difícilmente podría acceder de forma directa, algo que también peligra para los bávaros de continuar perdiendo sus partidos claves en la liga (el sábado enfrenta al Hannover, que le precede actualmente en la tabla).

La constelación de la semifinal de la Copa Alemana de este año es muy interesante: los chicos entre sí se repartirán el gran premio; los grandes en cambio se lo arrebatarán mutuamente.

Autor: Daniel Martínez
Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda