Cooperación alemana para el desarrollo: un análisis crítico | Alemania | DW | 17.04.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Cooperación alemana para el desarrollo: un análisis crítico

Aunque Alemania ha aumentado la cantidad de dinero destinado a la cooperación para el desarrollo, no es aún suficiente, dice un informe publicado este 16 de marzo por las ONG germanas Welthungerhilfe y Terre des hommes.

Mujeres en Sarwan, India, son actoras de su propio desarrollo.

Mujeres en Sarwan, India, son actoras de su propio desarrollo.

El informe anual sobre la “Realidad de la política alemana de Cooperación para el Desarrollo”, de las organizaciones humanitarias, Welthungerhilfe (Agro Acción Alemana) y Terre des hommes que se publica desde 1993, es considerado un instrumento importante para el análisis crítico de la política de cooperación con los países en desarrollo del gobierno alemán.

El reporte, que incluye cifras de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), no le concede buenas notas a la política alemana del sector. Según la OCDE, Alemania pasó de destinar 9.800 mil millones de euros en 2010, a 10.450 mil millones en 2011. Esto significa un aumento de 650 millones de euros, o sea 0,4 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) alemán.

Berlín sigue incumpliendo

Wolfgang Jamann, presidente de la ONG alemana Welthungerhilfe.

Wolfgang Jamann, presidente de la ONG alemana "Welthungerhilfe".

Aunque las ONG consideran este aumento como un paso en la dirección correcta, “es aún muy poco en la lucha contra la pobreza y por la justicia social”. Los parlamentarios alemanes se habían comprometido mayoritariamente a aportar 1.200 mil millones, cada año, para cumplir con los objetivo del Milenio de Naciones Unidas. Alemania sigue, de este modo, incumpliendo la promesa hecha ante el foro mundial de la ONU.

Alemania ocupa así el puesto número 12 en la tabla de contribuyentes al desarrollo, según su poder económico. Berlín está por detrás de Francia y Gran Bretaña que destinan alrededor del 0,7% de BIP e incluso aparece relegada por Irlanda, uno de los países en crisis económica.

¿Debilidad en vísperas de Rio+20?

En el informe número 20 Welthungerhilfe y Terre des hommes crítican que aunque “el Gobierno de Merkel ha identificado las deficiencias a nivel internacional, no ha implementado los cambios políticos necesarios en la política de desarrollo”. Asímismo, las críticas se extienden a la política frente a los derechos humanos que tampoco ha puesto en práctica el concepto de su propio ministerio de la Cooperación y el Desarrollo presentado en 2011.

La campesina Martina Mendoza, de Quispillaccta, Perú, trabaja en su propia parcela.

La campesina Martina Mendoza, de Quispillaccta, Perú, trabaja en su propia parcela.

La misma falta de determinación de Berlín temen dichas ONG de cara a RIO+20, la cumbre de la ONU para el Desarrollo Sostenible que tiene lugar este junio en Río de Janeiro. Durante dicho encuentro se debate sobre cómo reducir la pobreza y la contaminación ambiental en todo el mundo. Una oportunidad que aprovechan Welthungerhilfe y Terre des hommes para recomendarle al gobierno alemán que participe más activamente en la búsqueda de caminos alternativos para lograr mayor crecimiento económico.

Las organizaciones piden además a Berlín garantizar la ayuda humanitaria y para el desarrollo con suficiente anterioridad para que los socios internacionales puedan tener una garantía en su planificación.

En los últimos 20 años las condiciones de la política para el desarrollo han cambiado enormemente. “Megatendencias” influyen en la lucha mundial contra la pobreza y el hambre: mientras varios países del sur emergen como potencias económicas y políticas en el escenario mundial, al mismo tiempo crecen el desequilibrio social y los riesgos ambientales. “Si Alemania quiere hacer frente a los grandes cambios”, concluyen Welthungerhilfe y Terre des hommes, “tiene que darle prioridad a la política de desarrollo”.

Autor: José Ospina-Valencia

Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda