Continúa situación crítica en reactores de Fukushima | Política | DW | 22.03.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Continúa situación crítica en reactores de Fukushima

En la planta nuclear de Fukushima se sigue luchando por evitar una catástrofe intentando enfriar los reactores. La Agencia de Seguridad Nuclear de Japón denuncia fallas anteriores al terremoto.

default

Bombas de agua para bajar temperatura de reactores de Fukushima.

Sigue saliendo humo gris del bloque de reactores averiados en la central atómica japonesa de Fukushima. Entretanto, el vocero de la Agencia de Seguridad Nuclear de Japón (NISA), Hidehiko Nishiyama, dijo este martes, 22/3/2011, que “se está comprobando la gravedad de la situación”. De hecho, se está intentando enfriar los reactores por medio de bombas de agua para evitar un sobrecalentamiento que produzca una fusión nuclear.

El problema es que, hasta el momento, el agua se evapora de inmediato, ya que los reactores se encuentran a altísima temperatura. Nishiyama dijo que seguirán siendo necesarias bombas y lanzadores de agua.

Este martes por la mañana, los responsables de la central nuclear comprobarán si se logra enfriar los bloques 3 y 4. También se volvieron a tender líneas eléctricas y, si los factores técnicos están intactos, se podría conectar a los bloques para iluminar las salas de control y poner en marcha la refrigeración de la instalación atómica, dijo el vocero de la NISA.

Mal comienzo de semana

Después de que, durante el fin de semana, se había logrado normalizar la situación, el lunes comenzó a salir humo de varios reactores averiados. La empresa operadora Tepco retiró provisoriamente a sus empleados de las instalaciones. Los intentos de volver a conectar los bloques 3 y 4 a la red eléctrica tuvieron que ser interrumpidos por desperfectos técnicos.

En un principio no se había podido comprobar de dónde provenía el humo, ya que era evidente que no se había producido otra explosión. Al medirse la radioactividad no se registraron valores sobre la norma, informó la instancia de seguridad nuclear japonesa.

NO FLASH Japan Atomkraftwerk Fukushima Rauch 21.03.2011

Central atómica de Fukushima: peligro de fusión nuclear.

Empresa operadora Tepco habría cometido negligencia

De acuerdo con un informe de la Agencia de Seguridad Nuclear de Japón del 2 de marzo, nueve días antes de la catástrofe natural, las fallas que la empresa Tepco (Tokyo Electric Power) no habría tenido en cuenta en la central atómica de Fukushima se remontan a un lapso anterior al devastador terremoto y al tsunami que costó la vida de miles de personas. Ese organismo de seguridad incrimina a Tepco haber actuado con demora en su plan de actividades, así como no haber llevado a cabo análisis de piezas clave de la instalación.

Entre las partes que no se controlaron se encuentran elementos refrigerantes importantes para los seis reactores y para el tanque de desactivación nuclear, así como generadores eléctricos de emergencia para el reactor 3, bombas de agua para las unidades 1 y 2, y piezas de generadores para el reactor 4. En total, la empresa no realizó los debidos controles en 33 piezas de la central atómica.

Este lunes se dio a conocer que Tepco había admitido las fallas por negligencia. La Agencia de Seguridad Nuclear le ofreció entonces a la empresa un plazo hasta el 2 de junio de este año para ejecutar un plan de corrección de fallas técnicas, el cual dejó de tener vigencia luego del terremoto.

Preocupación por alimentos radioactivos

En el norte de Japón hay gran preocupación en la población debido a que se dio a conocer en los medios que los productos alimenticios provenientes de las cercanías de la planta nuclear de Fukushima tienen rastros de radioactividad. El Gobierno japonés prohibió el abastecimiento de leche y varios tipos de vegetales provenientes de cuatro prefecturas: Fukushima, Ibaraki, Tochigi y Gunma. Además, en un pueblo situado dentro de la zona de seguridad, de un radio de 30 km, no se les permite a los habitantes beber agua corriente, ya que las mediciones dieron por resultado que los valores de yodo radioactivo se habían triplicado. También se hallaron huellas de yodo y cesio, según indica la agencia de noticias Kyodo, en un total de nueve prefecturas, entre ellas, Tokio, en donde, sin embargo, aún no se han superado los valores límite. El norte de la prefectura de Fukushima es una de las regiones agrícolas más importantes de Japón. Allí se cultiva arroz, árboles frutales y vegetales, y los campos se utilizan para pasturas de ganado productor de leche.

Flash-Galerie Fukushima und Onagawa 2011 Karte Überblick Lage Japan

Prefecturas de Fukushima y Onagawa en Japón.

OIEA planea revisión total de estándares nucleares

Una reacción urgente ante la catástrofe de Fukushima debe ser, de acuerdo con la Organización Internacional de Energía Atómica (OIEA), reelaborar y reformular las normas internacionales de seguridad nuclear. “La lección aprendida de lo sucedido en Japón es clara: el marco internacional actual para reaccionar ante este tipo de emergencias debe ser reformulado”, señaló el Jefe de la Organización de Energía Atómica Yukiya Amano al comienzo de una sesión extraordinaria de la Junta de Gobernadores en Viena. La regulación actual refleja la realidad de 1980, y no la del siglo XXI, dijo Amano. Y agregó que, después de lo ocurrido en Fukushima, también podrían someterse a revisión tanto el rol de la OIEA en el tema de la seguridad nuclear, así como los estándares internacionales al respecto.

La OIEA fue objeto de las críticas en Viena porque, desde el punto de vista de observadores y diplomáticos, reaccionó demasiado tarde y con muchos titubeos a la catástrofe de Japón. Uno de los supuestos motivos es que este organismo de control dependió, pocos días después de los accidentes nucleares, de informaciones a menudo desactualizados provistas por el Gobierno japonés.

La OIEA posee muy pocas atribuciones en el área de seguridad nuclear. La organización, que cuenta con más de 150 países miembros, se ocupa de establecer estándares de seguridad, pero el cumplimiento y el control es asunto de cada país. Esta organización sólo puede enviar expertos a un país si éste le solicita hacerlo.

Autor: Ulrike Quast/ Nicole Scherschun/ Cristina Papaleo

Editor: Enrique López Magallón

DW recomienda