1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ecología

Consumir agua con sentido de austeridad

Un estudio de la UNESCO reporta que el uso y abuso de los recursos acuíferos del planeta no hace sino intensificarse. De ahí la importancia de que la humanidad y sus industrias consuman el vital líquido concienzudamente.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) acaba de presentar su informe sobre el consumo global de agua; un documento importante de cara al anuncio de las nuevas metas de desarrollo sustentable de la ONU, que se hará dentro de seis meses. Y es que el sentido de austeridad en la administración de los recursos acuíferos, en todas sus manifestaciones, será, por sí solo, uno de los propósitos por alcanzar a mediano y largo plazo. La UNESCO ha hecho un llamado a la humanidad y a sus industrias a consumir el vital líquido concienzudamente.

Para poner en marcha turbinas generadoras de electricidad se utilizan enormes cantidades de agua.

Para poner en marcha turbinas generadoras de electricidad se utilizan enormes cantidades de agua.

Nuevas perspectivas

El uso ahorrativo del agua no fue contemplado en los Objetivos de Desarrollo del Milenio, cuyo plazo de cumplimiento expira este año. Hasta ahora los esfuerzos se han concentrado en sensibilizar a las sociedades del mundo sobre el valor del agua potable salubre y el acceso seguro y privado a saneamiento básico, entendido como la tecnología de más bajo costo que permite eliminar higiénicamente los excrementos y las aguas residuales: conexión a alcantarillas públicas, conexión a sistemas sépticos, letrinas de sifón, letrinas de pozo sencillas o letrinas de pozo con ventilación mejorada.

Los Objetivos de Desarrollo del Milenio instaron a las autoridades nacionales a garantizar la limpieza de las aguas para el consumo humano y a propiciar un medio ambiente sano tanto en la vivienda como en las proximidades de los usuarios de las instalaciones de saneamiento básico. Pero las nuevas metas de la ONU irán mucho más lejos en lo que concierne a los recursos acuíferos. Después de todo, el abastecimiento de agua potable salubre constituye sólo una pequeña parte del consumo global de agua; la mayor porción corresponde a la agricultura, la industria y el sector energético.

Reformando la economía global

“Debemos reformar nuestra economía global para que se adapte a formas de producción menos intensivas en lo que respecta al consumo de recursos naturales”, sostiene Sybille Röhrkasten, del Instituto para los Estudios de la Sustentabilidad (IASS) en Potsdam, aludiendo, por ejemplo, a las enormes cantidades de agua utilizadas actualmente para enfriar mecanismos que tienden a sobrecalentarse o para poner en marcha turbinas generadoras de electricidad. En este sentido, el crecimiento de la población mundial y la intensificación de los procesos de industrialización suponen un serio desafío.

Considerando que las decisiones más importantes en materia de energía y desarrollo no son tomadas por los expertos en sistemas para hacer un uso ahorrativo del agua, sino por las autoridades de las naciones, es imprescindible concientizar a la clase política sobre lo que está en juego. “El agua es un bien limitado y es imposible satisfacer todas las expectativas. Por eso queremos dejarle claro a quienes llevan las riendas de los procesos políticos que está en sus manos determinar cómo se distribuirá ese recurso”, advierte Richard Connor, el autor guía del reporte de la UNESCO sobre el consumo global de agua.