1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Consejo de Europa pide prohibir partidos que incitan al odio

El Consejo de Europa recomienda a sus Estados miembros que contemplen "la posibilidad de prohibir o disolver" los partidos políticos "que utilizan el discurso del odio", respetando siempre el derecho de asociación. Con motivo del Día internacional para la eliminación de la discriminación racial, la Comisión Europea contra el Racismo y la Intolerancia del Consejo (Ecri) publica las líneas directrices sobre cómo prevenir el discurso del odio y la incitación a la violencia.

En sus recomendaciones, la Ecri incluye cortar "todo tipo de financiación y apoyo público" a esos partidos u otras asociaciones, sin citar ejemplos ni dar pistas sobre a cuáles se refieren. El organismo del Consejo de Europa propugna una reacción rápida frente a los discursos de odio, anima a que los medios de comunicación se autorregulen ante estos fenómenos, y a sensibilizar sobre las peligrosas consecuencias de la incitación a la violencia. Propone, además, "penalizar los actos más extremos" como último recurso.

Para la Ecri, el llamado discurso del odio ("hate speech") se basa en "un supuesto injustificado de que una persona o un grupo son superiores a otros". Y esa creencia incita a actos de violencia o discriminación, mina el respeto hacia grupos minoritarios y daña la cohesión social.

Por eso considera que "los gobiernos deben reaccionar con resolución y de modo urgente al discurso del odio", pero también que debe haber una justa medida entre la lucha contra el discurso del odio y la protección de la libertad de expresión. En este sentido, el secretario general del Consejo de Europa, Thorbjorn Jagland, dijo que "las medidas contra el discurso del odio deben estar fundamentadas, proporcionadas, no ser discriminatorias, ni un freno a las libertades de expresión y reunión".

Advirtió Jagland de que la lucha contra el discurso del odio "no se debe usar para suprimir las críticas a las políticas oficiales, la oposición política, ni las creencias religiosas". Por su parte, el presidente de la Ecri, Chris Ahlund, señaló que "los líderes políticos, religiosos y de la comunidad tienen un papel crucial", y que los Estados deben prestar apoyo práctico a quienes son el blanco de ese discurso del odio. efe