1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Confirman desaparición de lago boliviano

Imágenes obtenidas por el satélite Proba-V han confirmado la “evaporación completa” del lago Poopó, el más grande de Bolivia después del Titicaca. El desastre natural ya había sido declarado en la zona el año pasado.

Con base en imágenes obtenidas por el satélite Proba-V, la Agencia Espacial Europea (ESA) confirmó la “evaporación completa” del lago Poopó, el más grande de Bolivia después del Titicaca. El desastre natural ya había sido declarado en la zona el año pasado. Tres fotografías tomadas desde el espacio el 27 de abril de 2014, el 20 de julio de 2015 y el 22 de enero de 2016 evidencian la desaparición de esa masa de agua situada en una depresión de la cordillera del Altiplano. El Poopó cubría una superficie de 3.000 metros cuadrados.

Las tres imágenes del Proba-V muestran la reducción paulatina del lago. El hecho de que el Poopó sólo tuviera 3 metros de profundidad, sumado al entorno árido montañoso, hacía que fuera “muy sensible a las fluctuaciones del clima. Aunque no es la primera vez que el lago Poopó se evapora –la última fue en 1944–, existe el temor de que tarde muchos años en rellenarse”, subrayó la ESA. El proceso de desaparición del lago fue reconocido oficialmente en diciembre de 2015.

En Bolivia, la gobernación de Oruro, ubicada al oeste del país andino, aprobó una declaración de desastre natural con miras a acelerar el uso y la recepción de recursos económicos para paliar la catástrofe. El Poopó era una parada de descanso para las aves que emigraban de norte a sur y también fuente de agua para especies altamente amenazadas, como el puma andino. El Gobierno boliviano estima que sería necesaria una inversión de 800 millones de bolivianos –unos 114 millones de dólares– para salvar al Poopó. “Mientras tanto, los pescadores locales se han quedado sin sustento y el ecosistema del lago se muestra enormemente vulnerable”, concluyó la ESA.

ERC ( EFE / AP )

DW recomienda