Confirmado deceso de criminal nazi holandés en Alemania | Alemania Hoy | DW | 27.05.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania Hoy

Confirmado deceso de criminal nazi holandés en Alemania

Un hospital de Ingolstadt confirmó la reciente muerte en Alemania de Klaas Carel Faber, criminal de guerra holandés, que no cumplió su condena por el asesinato de judíos durante la ocupación nazi de Holanda.

Der Name des mutmasslichen Kriegsverbrechers Klaas Carel Faber, aufgenommen am Samstag (27.11.10) in Ingolstadt am Klingelschild seiner Wohnung. Der 88-Jaehrige lebt seit 58 Jahren in Deutschland, obwohl ihn ein niederlaendisches Gericht 1947 zum Tode verurteilte. Die Strafe wurde vier Jahre spaeter in eine lebenslange Haftstrafe umgewandelt, die Faber jedoch nicht antrat und nach Deutschland fluechtete. Durch einen Erlass Adolf Hitlers gilt Faber als deutscher Staatsbuerger, weswegen bisher keine Auslieferung stattfand. Nun wurde in den Niederlanden ein Europaeischer Haftbefehl gegen ihn erlassen, der von der Generalstaatsanwaltschaft Muenchen geprueft wird. Foto: Timm Schamberger/dapd

Klaas Carel Faber

La noticia del deceso de Faber fue reportada el sábado por medios alemanes y holandeses, pero el hospital no la confirmó hasta el domingo. Faber, de 90 años, murió el jueves a consecuencia de una insuficiencia renal en una clínica de Ingolstadt, donde vivía como un ciudadano más pese a ser requerida su extradición por parte de Holanda por sus crímenes racistas durante la Segunda Guerra Mundial.

Pena capital conmutada por cadena perpetua

Faber fue sentenciado a muerte en 1947 por una corte holandesa por su participación en la matanza de por lo menos 22 prisioneros del campo de Westerbork, en la Holanda ocupada por los nazis. La sentencia fue conmutada a cadena perpetua.

¿En virtud de una ley promulgada por Hitler?

Faber se escapó de la prisión holandesa en 1952 y huyó a Alemania, que se negó a extraditarlo por poseer la nacionalidad alemana en virtud de una ley promulgada por Hitler que otorgaba automáticamente la ciudadanía a los voluntarios holandeses de las Waffen SS.

En Alemania, Faber se asentó en Ingolstadt y la negativa a deportarlo causó irritación en Holanda. El Centro Simon Wiesenthal lo situó en el tercer puesto de su lista de nazis más buscados.

Un tribunal alemán intentó llevar a Faber a juicio en la década del 50 pero tuvo que suspender el caso al negarse las autoridades judiciales holandesas a suministrar evidencias. Poco antes de que se produjese el deceso de Faber, la fiscalía de Ingolstadt estudiaba vías para devolverlo a Holanda.

Fuente: dpa

Editora: Rosa Muñoz Lima

DW recomienda